"De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento" José Martí

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Lo que nos dejó Senén, el hombre que salvó a Fidel Castro




Sin tiempo para la despedida, así sin esperarlo se marchó Senén Silva, pero nos dejó sus impresiones, cargadas de enriquecedoras memorias siempre al lado de la Revolución y de Fidel Castro.

Enfrentó una niñez mediada por las condiciones de una humilde familia que lo condujo al trabajo honrado como única alternativa para aportar a su sustento.

En el bregar por la subsistencia adquirió habilidades y siendo adolescente se batía con las turbulentas aguas crecidas del río Cauto para acompañar el paso de rebaños de bovinos sin que hubiese pérdidas de animales.

Pero su destreza y valentía le permitían, en tiempo de gigantescas crecidas, conducir con suma habilidad, de un lado al otro del río, cántaras de leche a cambio de escasas monedas, así aprendió de valiente y creció robusto en una mezcla de buen criollo.

Pero el “cautero”, como muchos lo identificaron, creció con físico de atleta y recio de espíritu, lo que le permitió con sólo 27 años cruzar las embravecidas aguas del río La Rioja y devolver a buen resguardo al Comandante en Jefe Fidel Castro y la tripulación de su carro anfibio cuando el azote del ciclón Flora, en 1963, hazaña que le ganó el calificativo de El hombre que salvó a Fidel.

La última vez que lo vimos estaba cabizbajo, pero muy elocuente y honesto en sus testimonios, sorprendido por la cámara, mientras ejecutaba sus habituales faenas del pequeño huerto, pero lucía fuerte y vigoroso a pesar del paso del tiempo.

Partió Senén Silva Cabrera, a los 86 años, fuerte como un jiquí, apegado al trabajo del campo que convirtió en distracción durante los días de jubilación, rodeado de sus vecinos y familiares, de la gente que lo admira por sus méritos y su hazaña.

Ahora descansa en la eternidad, pero nos dejó su laboriosidad sin límites, la capacidad para desafiar el peligro y las memorias de un socorrista junto a Fidel.

Intervención del Presidente Trump ante el 72º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas

Discurso íntegro del presidente de Estados Unidos, Donal Trump en la Asamblea General de las Naciones Unidas


20 de septiembre de 2017 01:09:04


Foto: UN

Naciones Unidas

Nueva York, Nueva York

Presidente Trump: Sr. Secretario General, Señor Presidente, líderes mundiales y distinguidos delegados: Bienvenidos a Nueva York. Es un honor profundo estar aquí en mi ciudad natal como representante del pueblo estadounidense para dirigirme a los pueblos del mundo.

Mientras millones de nuestros ciudadanos continúan sufriendo los efectos de los devastadores huracanes que han azotado nuestro país, quiero comenzar expresando mi agradecimiento a todos los líderes que se encuentran en esta sala que han ofrecido asistencia y ayuda. El pueblo estadounidense es fuerte y resistente, y saldrá de estas dificultades más decidido que nunca.

Afortunadamente, Estados Unidos ha tenido muy buen desempeño desde el día de las elecciones el pasado 8 de noviembre. El mercado de valores se encuentra en los niveles más altos de todos los tiempos –un récord. El desempleo está en su nivel más bajo en 16 años, y debido a nuestras reformas regulatorias, entre otras, hoy tenemos más personas trabajando en los Estados Unidos que nunca antes. Las empresas están regresando, lo que ha generado un crecimiento del empleo como el que no había visto nuestro país en mucho tiempo. Y acaba de anunciarse que gastaremos casi $700 mil millones en temas militares y de defensa.

Nuestro ejército pronto será el más fuerte que haya existido. Durante más de 70 años, en tiempos de guerra y paz, los líderes de naciones, movimientos y religiones se han presentado ante esta asamblea. Al igual que ellos, tengo la intención de abordar algunas de las serias amenazas que tenemos ante nosotros hoy día, pero también el enorme potencial que espera ser desatado.

Vivimos en tiempos de extraordinarias oportunidades. Los avances en la ciencia, la tecnología y la medicina están curando enfermedades y resolviendo problemas que las generaciones anteriores creían imposibles de resolver.

Pero cada día también trae noticias de peligros crecientes que amenazan todo lo que apreciamos y valoramos. Terroristas y extremistas han aunado fuerzas y se han propagado por todas las regiones del planeta. Los regímenes canallas representados en este organismo no solo apoyan a los terroristas, sino que amenazan a otras naciones y a su propio pueblo con las armas más destructivas que la humanidad haya conocido.

La autoridad y los poderes autoritarios pretenden colapsar los valores, los sistemas y las alianzas que evitaron los conflictos e inclinaron al mundo hacia la libertad desde la Segunda Guerra Mundial.

Las redes criminales internacionales trafican drogas, armas, personas; obligan a la dislocación y a la migración masiva; amenazan nuestras fronteras; y las nuevas formas de agresión explotan la tecnología para amenazar a nuestros ciudadanos.

Dicho de manera simplificada, nos encontramos en un momento de inmensas promesas y grandes riesgos. Depende totalmente de nosotros si llevamos al mundo a nuevos niveles, o lo dejamos caer en un valle de deterioro.

Está en nuestras manos, si así lo decidimos, sacar a millones de la pobreza, ayudar a nuestros ciudadanos a realizar sus sueños y garantizar que las nuevas generaciones de niños crezcan libres de violencia, odio y miedo.

Esta institución fue fundada luego de las dos guerras mundiales para ayudar a conformar este futuro mejor. Se basó en la visión de que diversas naciones podrían cooperar para proteger su soberanía, preservar su seguridad y promover su prosperidad.

Fue en el mismo período, hace exactamente 70 años, que los Estados Unidos desarrollaron el Plan Marshall para ayudar a restablecer Europa. Esos tres bellos pilares -son pilares de paz, soberanía, seguridad y prosperidad.

El Plan Marshall fue construido a partir de la noble idea de que el mundo entero es más seguro cuando las naciones son fuertes, independientes y libres. Como dijera el Presidente Truman en su mensaje al Congreso en ese momento: «Nuestro apoyo a la recuperación europea está totalmente en consonancia con nuestro apoyo a las Naciones Unidas. El éxito de las Naciones Unidas depende de la fuerza independiente de sus miembros».

En aras de afrontar los peligros del presente y hacer realidad la promesa del futuro, debemos comenzar con la sabiduría del pasado. Nuestro éxito depende de una coalición de naciones fuertes e independientes que abracen su soberanía para promover la seguridad, la prosperidad y la paz para sí mismos y para el mundo.

No esperamos que los diversos países compartan las mismas culturas, tradiciones o incluso sistemas de gobierno. Pero sí esperamos que todas las naciones defiendan estos dos deberes soberanos fundamentales: respetar los intereses de su propio pueblo y los derechos de cualquier otra nación soberana. Esta es la hermosa visión de esta institución, y estos son los cimientos para la cooperación y el éxito.

Las naciones fuertes y soberanas permiten que diversos países con distintos valores, distintas culturas y distintos sueños no solo coexistan, sino que trabajen juntos sobre la base del respeto mutuo.

Las naciones fuertes y soberanas permiten a su pueblo tomar posesión del futuro y controlar su propio destino. Y las naciones fuertes y soberanas permiten que los individuos florezcan en la plenitud de la vida deseada por Dios.

En los Estados Unidos no buscamos imponer nuestro estilo de vida a nadie, sino dejarlo brillar como un ejemplo para que todos lo vean. Esta semana brinda a nuestro país una razón especial para estar orgullosos de ese ejemplo. Estamos celebrando el 230 aniversario de nuestra amada Constitución, la constitución más antigua que aún se encuentra vigente en el mundo de hoy.

Este documento imperecedero ha sido el fundamento de la paz, la prosperidad y la libertad para los estadounidenses y para incontables millones de personas en todo el mundo cuyos países han encontrado inspiración en su respeto a la naturaleza humana, la dignidad humana y el imperio de la ley.

Lo más grande en la Constitución de los Estados Unidos son sus tres primeras hermosas palabras, que son: «Nosotros el pueblo».

Generaciones de estadounidenses se han sacrificado para mantener la promesa de esas palabras, la promesa de nuestro país, y de nuestra gran historia. En los Estados Unidos, el pueblo gobierna, el pueblo manda, y el pueblo es soberano. Yo fui elegido no para tomar el poder, sino para dar poder al pueblo estadounidense, a quien pertenece.

En asuntos exteriores, estamos renovando este principio fundacional de soberanía. El primer deber de nuestro gobierno es para con su pueblo, nuestros ciudadanos, para servir a sus necesidades, garantizar su seguridad, preservar sus derechos y defender sus valores.

Como Presidente de los Estados Unidos, siempre pondré a Estados Unidos en primer lugar, al igual que ustedes, como líderes de sus países siempre pondrán y siempre deberán poner a sus países en primer lugar. (Aplausos.)

Todos los líderes responsables tienen la obligación de servir a sus propios ciudadanos, y el estado-nación sigue siendo el mejor medio para elevar la condición humana.

Sin embargo, lograr una vida mejor para nuestro pueblo también requiere que trabajemos juntos en estrecha armonía y unidad para crear un futuro más seguro y pacífico para todas las personas.

Estados Unidos será por siempre un gran amigo del mundo, y especialmente de sus aliados. Pero ya no se puede tomar ventaja o entrar en un acuerdo unilateral donde Estados Unidos no obtenga nada a cambio. En tanto me mantenga en este puesto, defenderé los intereses de Estados Unidos por encima de todo lo demás.

Sin embargo, en el cumplimiento de nuestras obligaciones con nuestras propias naciones, también nos percatamos de que resulta de interés para todos buscar un futuro donde todas las naciones puedan ser soberanas, prósperas y seguras.

Estados Unidos hace más que hablar por los valores expresados en la Carta de las Naciones Unidas. Nuestros ciudadanos han pagado el precio más alto para defender nuestra libertad y la libertad de muchas naciones representadas en esta gran sala. La devoción de Estados Unidos se mide en los campos de batalla donde nuestros jóvenes, hombres y mujeres, han luchado y se han sacrificado junto a nuestros aliados, desde las playas de Europa hasta los desiertos de Oriente Medio y las selvas de Asia.

Resulta un eterno motivo de orgullo para el carácter estadounidense que incluso después de que nosotros y nuestros aliados salimos victoriosos de la guerra más sangrienta de la historia, no buscamos la expansión territorial ni intentamos oponernos e imponer nuestro modo de vida a los demás. En cambio, ayudamos a construir instituciones como ésta para defender la soberanía, la seguridad y la prosperidad de todos.

Para las diversas naciones del mundo, esta es nuestra esperanza. Queremos armonía y amistad, no conflictos ni luchas. Nos guiamos por los resultados, no por la ideología. Tenemos una política de realismo de principios, arraigada en objetivos, intereses y valores compartidos.

Ese realismo nos obliga a enfrentar esta pregunta frente a todos los líderes y naciones en esta sala. Es una pregunta que no podemos evadir ni evitar. ¿Caeremos en el camino de la complacencia, insensibles ante los retos, las amenazas e incluso las guerras que enfrentamos, o contamos con suficiente fuerza y orgullo para enfrentar esos peligros hoy para que nuestros ciudadanos puedan disfrutar de paz y prosperidad mañana?

Si deseamos levantar a nuestros ciudadanos, si aspiramos a la aprobación de la historia, entonces debemos cumplir con nuestros deberes soberanos para con el pueblo que fielmente representamos. Debemos proteger a nuestras naciones, sus intereses y su futuro. Debemos rechazar las amenazas a la soberanía desde Ucrania hasta el Mar de China Meridional. Debemos defender el respeto de la ley, el respeto de las fronteras y el respeto a la cultura, y el compromiso pacífico que estos posibilitan. Y así como pretendieron los fundadores de este organismo, debemos trabajar juntos y enfrentar juntos a aquellos que nos amenazan con el caos, la confusión y el terror.

El flagelo de nuestro planeta hoy día es un pequeño grupo de regímenes canallas que violan todos los principios en los que se basan las Naciones Unidas. No respetan a sus propios ciudadanos ni los derechos soberanos de sus países.

Si los muchos justos no se enfrentan a los pocos perversos, entonces el mal triunfará. Cuando las personas decentes y las naciones se convierten en espectadores de la historia, las fuerzas de la destrucción solo acumulan poder y fuerza.

Nadie ha mostrado más desprecio por otras naciones y por el bienestar de su propio pueblo que el depravado régimen de Corea del Norte. Es responsable de las muertes por hambre de millones de norcoreanos, y por el encarcelamiento, la tortura, el asesinato y la opresión de muchos más.

Todos fuimos testigos del abuso mortal del régimen cuando Otto Warmbier, un estudiante universitario estadounidense inocente, fue devuelto a los Estados Unidos solo para morir unos días después. Lo vimos en el asesinato del hermano del dictador usando agentes neurotóxicos prohibidos en un aeropuerto internacional. Sabemos que secuestró a una dulce niña japonesa de 13 años en una playa de su propio país para esclavizarla como tutora de idiomas para los espías de Corea del Norte.

Si esto no resulta lo suficientemente torcido, ahora el imprudente desarrollo de armas nucleares y misiles balísticos por parte de Corea del Norte amenaza al mundo entero con inconcebibles pérdidas de vidas humanas.

Es indignante que algunas naciones no solo comercien con ese régimen, sino que armen, suministren y apoyen financieramente a un país que pone en peligro al mundo con conflictos nucleares. Ninguna nación en la tierra tiene interés en ver a esta banda de criminales armarse con armas nucleares y misiles.

Estados Unidos tiene gran fuerza y paciencia, pero si se ve obligado a defenderse a sí mismo o a sus aliados, no tendremos más remedio que destruir totalmente a Corea del Norte. Rocket Man está en una misión suicida para sí y para su régimen. Estados Unidos está listo, dispuesto y capaz, pero espero que esto no sea necesario. De eso se tratan las Naciones Unidas; para eso están las Naciones Unidas. Veamos cómo lo hacen.

Es hora de que Corea del Norte se percate de que la desnuclearización es su único futuro aceptable. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas celebró recientemente dos votaciones unánimes de 15 votos a 0, aprobando resoluciones enérgicas contra Corea del Norte, y quiero agradecer a China y a Rusia por unirse a la votación para imponer sanciones, junto con todos los demás miembros del Consejo de Seguridad. Gracias a todos los involucrados.

No obstante, debemos hacer mucho más. Es hora de que todas las naciones trabajen de conjunto para aislar al régimen de Kim hasta que cese su comportamiento hostil.

Nos enfrentamos a esta decisión no solo en Corea del Norte. Ya es hora de que las naciones del mundo se enfrenten a otro régimen imprudente –que habla abiertamente de asesinatos en masa, promete la muerte a Estados Unidos, la destrucción de Israel y la ruina de muchos líderes y naciones en esta sala.

El gobierno iraní enmascara una dictadura corrupta tras la falsa apariencia de una democracia. Ha convertido a un país acaudalado, con una rica historia y cultura, en un país canalla agotado económicamente, cuyas principales exportaciones son la violencia, el derramamiento de sangre y el caos. Las víctimas de los líderes de Irán con un sufrimiento más prolongado son, de hecho, su propio pueblo.

En lugar de utilizar sus recursos para mejorar las vidas de los iraníes, sus ganancias petroleras son destinadas a financiar a Hezbollah y a otros terroristas que matan a musulmanes inocentes y atacan a sus pacíficos vecinos árabes e israelíes. Esta riqueza, que justamente corresponde al pueblo iraní, también fortalece a la dictadura de Bashar al-Assad, alimenta la guerra civil de Yemen y socava la paz en todo Oriente Medio.

No podemos permitir que un régimen asesino continúe con tales actividades desestabilizadoras mientras construyen misiles peligrosos, y no podemos cumplir un acuerdo si éste ofrece cobertura para la posterior construcción de un programa nuclear. (Aplausos.) El acuerdo con Irán fue una de las peores transacciones y más unilaterales que los Estados Unidos hayan hecho. Francamente, ese trato es una vergüenza para los Estados Unidos, y no creo que hayan escuchado la última parte, créanme.

Es hora de que el mundo entero se una a nosotros para exigir al gobierno de Irán que termine su búsqueda de muerte y destrucción. Es hora de que el régimen libere a todos los estadounidenses y ciudadanos de otras naciones que han detenido injustamente. Y sobre todo, el gobierno de Irán debe dejar de apoyar a los terroristas, comenzar a servir a su propio pueblo y respetar los derechos soberanos de sus vecinos.

El mundo entero entiende que la buena gente de Irán quiere el cambio, y que, además del vasto poder militar de los Estados Unidos, al pueblo de Irán es a lo que más temen sus líderes. Esto es lo que hace que el régimen restrinja el acceso a Internet, destruya las antenas parabólicas, dispare a estudiantes manifestantes desarmados y encarcele a reformistas políticos.

Los regímenes opresores no pueden perdurar para siempre, y llegará el día en que el pueblo iraní tendrá que elegir. ¿Seguirán por el camino de la pobreza, el derramamiento de sangre y el terror? ¿O el pueblo iraní volverá a las raíces orgullosas de la nación como un centro de civilización, cultura y riqueza donde su pueblo pueda volver a ser feliz y próspero?

El apoyo del régimen iraní al terrorismo constituye un marcado contraste con los recientes compromisos de muchos de sus vecinos para combatir el terrorismo y detener su financiamiento.

En Arabia Saudita a principios del año pasado, tuve el gran honor de dirigirme a los líderes de más de 50 naciones árabes y musulmanas. Acordamos que todas las naciones responsables deben trabajar de conjunto para enfrentar a los terroristas y al extremismo islamista que los inspira.

Detendremos el terrorismo radical islámico porque no podemos permitir que destruya nuestra nación y, de hecho, destruya el mundo entero.

Debemos negar a los terroristas refugio seguro, tránsito, financiamiento y cualquier forma de apoyo a su vil y siniestra ideología. Debemos expulsarlos de nuestras naciones. Es hora de poner al descubierto y responsabilizar a los países que apoyan y financian a grupos terroristas como Al Qaeda, Hezbollah, los talibanes y otros que asesinan a personas inocentes.

Estados Unidos y nuestros aliados estamos trabajando juntos en todo Oriente Medio para aplastar a los terroristas perdedores y detener el resurgimiento de refugios seguros que usan para lanzar ataques contra toda nuestra gente.

El mes pasado, anuncié una nueva estrategia en aras de lograr la victoria en la lucha contra este mal en Afganistán. A partir de ahora, nuestros intereses de seguridad dictarán la duración y el alcance de las operaciones militares, y no los puntos de referencia arbitrarios y los calendarios establecidos por los políticos.

También he cambiado totalmente las normas de participación en nuestra lucha contra los talibanes y otros grupos terroristas. En Siria e Irak, hemos experimentado grandes avances con respecto a la permanente derrota de ISIS. De hecho, nuestro país ha logrado más contra ISIS en los últimos ocho meses que en muchísimos años juntos.

Buscamos frenar la escalada del conflicto sirio y una solución política que honre la voluntad del pueblo de Siria. Las acciones del régimen criminal de Bashar al-Assad, incluyendo el uso de armas químicas contra sus propios ciudadanos, incluyendo a niños inocentes, sacuden la conciencia de toda persona decente. Ninguna sociedad puede estar a salvo si se permite la propagación de armas químicas prohibidas. Es por eso que Estados Unidos realizó un ataque con misiles en la base aérea que ejecutó el ataque.

Apreciamos los esfuerzos de los organismos de las Naciones Unidas que prestan asistencia humanitaria vital en las zonas liberadas del ISIS, y agradecemos en particular a Jordania, Turquía y el Líbano por su desempeño en la acogida de refugiados del conflicto sirio.

Estados Unidos es una nación compasiva y ha gastado miles y miles de millones de dólares para apoyar este esfuerzo. Buscamos un enfoque para el reasentamiento de refugiados que esté diseñado para ayudar a estas personas terriblemente tratadas, y que permita su eventual retorno a sus países de origen, para ser parte del proceso de reconstrucción.

Por el costo de reasentar a un refugiado en los Estados Unidos, podemos ayudar a más de 10 en su región de origen. Por la bondad de nuestros corazones, ofrecemos asistencia financiera a los países de acogida de la región, y apoyamos los recientes acuerdos de las naciones del G20 que tratarán de acoger a refugiados lo más cerca posible de sus países de origen. Este es el enfoque seguro, responsable y humanitario.

Durante décadas, Estados Unidos ha enfrentado desafíos migratorios aquí en el Hemisferio Occidental. Hemos aprendido que a largo plazo la migración incontrolada es profundamente injusta tanto para los países emisores como para los receptores.

Para los países emisores, reduce la presión interna para llevar a cabo la necesaria reforma política y económica, y los drena del capital humano necesario para motivar e implementar dichas reformas.

Para los países receptores, los costos sustanciales de la migración no controlada son asumidos mayoritariamente por ciudadanos de bajos ingresos cuyas preocupaciones son a menudo ignoradas tanto por los medios de comunicación como por el gobierno.

Quiero reconocer la labor de las Naciones Unidas al procurar abordar los problemas que conllevan a las personas a huir de sus hogares. Las Naciones Unidas y la Unión Africana dirigieron misiones de mantenimiento de la paz en el aporte de contribuciones invaluables para estabilizar los conflictos en África. Estados Unidos continúa liderando al mundo en asistencia humanitaria, incluida la prevención y el alivio de hambrunas en Sudán del Sur, Somalia, el norte de Nigeria y Yemen.

Hemos invertido en mejores condiciones de salud y oportunidades en todo el mundo a través de programas como Pepfar, que financia el alivio del SIDA; la Iniciativa Presidencial contra la Malaria; la Agenda de Seguridad Sanitaria Mundial; el Fondo Mundial para poner fin a la esclavitud moderna; y la Iniciativa de Financiamiento para Mujeres Emprendedoras, como parte de nuestro compromiso de empoderar a las mujeres en todo el mundo.

Agradecemos también –(aplausos)–agradecemos también al Secretario General por reconocer que las Naciones Unidas deben reformarse si quieren colaborar de manera eficaz en el enfrentamiento a las amenazas a la soberanía, la seguridad y la prosperidad. Con demasiada frecuencia, esta organización no se ha concentrado en los resultados, sino en la burocracia y en los procesos.

En algunos casos, los estados que buscan subvertir los nobles objetivos de esta institución se han apoderado de los mismos sistemas que supuestamente los promueven. Por ejemplo, constituye un motivo masivo de vergüenza para las Naciones Unidas que algunos gobiernos con registros de derechos humanos atroces se encuentran en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Estados Unidos es uno de los 193 países de las Naciones Unidas, y sin embargo, pagamos el 22 por ciento de todo el presupuesto y más. De hecho, pagamos mucho más de lo que cualquiera pudiera notar. Los Estados Unidos tienen una carga injusta de costos, pero, en honor a la verdad, si realmente pudiera lograr todos sus objetivos declarados, especialmente el objetivo de la paz, esta inversión fácilmente valdría la pena.

Una parte importante del mundo se encuentra en conflicto y algunos, de hecho, van camino al infierno. Pero las personas poderosas que se encuentran en esta sala, bajo la dirección y los auspicios de las Naciones Unidas, pueden resolver muchos de estos atroces y complejos problemas.

El pueblo estadounidense espera que un día no muy lejano las Naciones Unidas puedan ser un defensor mucho más responsable y efectivo de la dignidad humana y la libertad en todo el mundo. Mientras tanto, creemos que ninguna nación debería soportar una parte desproporcionada de la carga en términos militares o financieros. Las naciones del mundo deben asumir un papel más importante en la promoción de sociedades seguras y prósperas en sus propias regiones.

Es por eso que en el Hemisferio Occidental los Estados Unidos se han opuesto al corrupto régimen desestabilizador en Cuba y ha abrazado el sueño perdurable del pueblo cubano de vivir en libertad. Mi Administración anunció recientemente que no levantaremos sanciones al gobierno cubano hasta tanto no haga reformas sustanciales.
También hemos impuesto sanciones duras y calibradas al régimen socialista de Maduro en Venezuela, que ha llevado a la que fuera una nación próspera al borde del colapso total.

La dictadura socialista de Nicolás Maduro ha infligido un terrible dolor y sufrimiento al buen pueblo de ese país. Este régimen corrupto destruyó una nación próspera al imponer una ideología fallida que ha traído consigo pobreza y miseria en todas partes donde se ha probado. Para empeorar aún más la situación, Maduro ha desafiado a su propio pueblo, al robar el poder a sus representantes elegidos para preservar su desastroso mandato.

El pueblo venezolano está muriendo de hambre, y su país está colapsando. Sus instituciones democráticas están siendo destruidas. Esta situación es completamente inaceptable, y no podemos permanecer pasivos y observar.

Como vecino y amigo responsable, nosotros y todos los demás, tenemos un objetivo: ayudarlos a reconquistar su libertad, recuperar su país y restaurar su democracia. Quisiera agradecer a los líderes en esta sala por condenar al régimen y brindar un apoyo vital al pueblo venezolano.

Los Estados Unidos han tomado medidas importantes para exigir responsabilidades al régimen. Estamos preparados para tomar nuevas medidas si el Gobierno de Venezuela persiste en su camino hacia la imposición de un gobierno autoritario al pueblo venezolano.

Tenemos la suerte de contar con relaciones comerciales increíblemente fuertes y saludables con muchos de los países latinoamericanos reunidos aquí hoy. Nuestro vínculo económico constituye una base fundamental para hacer avanzar la paz y la prosperidad de todos nuestros pueblos y todos nuestros vecinos.

Pido a todos los países hoy aquí representados que se preparen para hacer frente a esta verdadera crisis. Hacemos un llamado a la restauración plena de la democracia y las libertades políticas en Venezuela. (Aplausos)

El problema en Venezuela no es que el socialismo haya sido mal implementado sino que el socialismo ha sido implementado fielmente. Desde la Unión Soviética hasta Cuba y Venezuela, donde quiera que se ha adoptado el verdadero socialismo o comunismo, se ha generado angustia, devastación y fracaso. Aquellos que predican los principios de estas ideologías desacreditadas solo contribuyen al sufrimiento continuo de las personas que viven bajo estos crueles sistemas.

Los Estados Unidos apoyan a toda persona que viva bajo un régimen brutal. Nuestro respeto a la soberanía es también un llamado a la acción. Todos los pueblos merecen un gobierno que vele por su seguridad, intereses y 
bienestar, incluyendo su prosperidad.

En los Estados Unidos, buscamos lazos más fuertes de negocios y comercio con todas las naciones de buena voluntad, pero este comercio debe ser justo y debe ser recíproco.

Durante demasiado tiempo, se dijo al pueblo estadounidense que los grandes acuerdos comerciales multinacionales, los tribunales internacionales irresponsables y las poderosas burocracias mundiales eran la mejor manera de promover su éxito. Sin embargo, a medida que esas promesas fluían, millones de empleos se desvanecieron y miles de fábricas desaparecieron. Otros trucaban el sistema y rompían las reglas. Y nuestra gran clase media, que alguna vez fuera la base de la prosperidad estadounidense, fue olvidada y abandonada; pero ya no se les olvida ni se les olvidará nunca más.

Mientras Estados Unidos busca la cooperación y el comercio con otras naciones, renovamos nuestro compromiso con el primer deber de cada gobierno: el deber para con nuestros ciudadanos. Este vínculo es la fuente de la fortaleza de los Estados Unidos y la de cada nación responsable representada aquí hoy.

Si esta organización abriga la esperanza de enfrentar con éxito los desafíos que tenemos ante nosotros, dependerá, como dijera el Presidente Truman hace unos 70 años, de la «fuerza independiente de sus miembros». Si queremos aprovechar las oportunidades del futuro y superar juntos los peligros presentes, no puede haber sustituto para las naciones fuertes, soberanas e independientes, naciones que están arraigadas en sus historias y comprometidas con su destino; naciones que buscan aliados para establecer lazos de amistad, no enemigos para conquistar; y lo más importante de todo, las naciones que son el hogar de los patriotas, de los hombres y mujeres que están dispuestos a sacrificarse por sus países, por sus conciudadanos, y por todo lo mejor del espíritu humano.

Al recordar la gran victoria que condujo a la fundación de este organismo, nunca debemos olvidar que los héroes que lucharon contra el mal también lucharon por las naciones que amaban.

El patriotismo llevó a los polacos a morir para salvar a Polonia, a los franceses a luchar por una Francia libre y a los británicos a mantenerse fuertes por Gran Bretaña.

Hoy, si no nos entregamos, con nuestros corazones y nuestras mentes en nuestras naciones, si no construimos familias fuertes, comunidades seguras y sociedades saludables para nosotros, nadie puede hacerlo por nosotros.

No podemos esperar por alguien más, por países distantes o por burócratas lejanos –no podemos hacerlo. Debemos resolver nuestros problemas–, construir nuestra prosperidad, asegurar nuestro futuro, o seremos vulnerables a la decadencia, la dominación y la derrota.

La verdadera pregunta para las Naciones Unidas hoy día, para las personas de todo el mundo que esperan una vida mejor para ellos y para sus hijos, es fundamental: ¿Seguimos siendo patriotas? ¿Amamos a nuestras naciones lo suficiente como para proteger su soberanía y asumir el control de su futuro? ¿Los veneramos lo suficiente como para defender sus intereses, preservar sus culturas y asegurar un mundo pacífico para sus ciudadanos?

Uno de los más grandes patriotas estadounidenses, John Adams, escribió que la Revolución estadounidense fue «efectuada antes que la guerra comenzara. La Revolución estaba en las mentes y los corazones de las personas».

Ese fue el momento en que Estados Unidos despertó, cuando miramos alrededor y entendimos que éramos una nación. Nos dimos cuenta de quiénes éramos, qué valorábamos y en defensa de qué daríamos nuestras vidas. Desde sus primeros momentos, la historia de Estados Unidos es la historia de lo que es posible cuando las personas toman el control de su futuro.

Los Estados Unidos de América han sido una de las mayores fuerzas del bien en la historia del mundo y los más grandes defensores de la soberanía, la seguridad y la prosperidad para todos.

Ahora llamamos a un gran despertar de naciones, al renacer de sus espíritus, su orgullo, su pueblo y su patriotismo.

La historia nos pregunta si estamos a la altura de la tarea. Nuestra respuesta será una renovación de la voluntad, un redescubrimiento de la resolución y un renacimiento de la devoción. Tenemos que derrotar a los enemigos de la humanidad y liberar el potencial de la vida misma.

Nuestra esperanza es una palabra y un mundo de naciones orgullosas e independientes que abracen sus deberes, busquen la amistad, respetan a los demás y hagan causa común en el mayor interés compartido de todos: un futuro de dignidad y paz para los pueblos de esta maravillosa Tierra.

Esta es la verdadera visión de las Naciones Unidas, el antiguo deseo de cada pueblo y el anhelo más profundo que vive dentro de cada alma sagrada.

Así que hagamos de esta nuestra misión, y que este sea nuestro mensaje al mundo: Lucharemos juntos, nos sacrificaremos juntos, y estaremos juntos por la paz, por la libertad, por la justicia, por la familia, por la humanidad y por el Dios todopoderoso que nos creó a todos nosotros.

Gracias. Dios los bendiga. Dios bendiga a las naciones del mundo. Y que Dios bendiga a los Estados Unidos de América. Muchas gracias. (Aplausos)

¿Agresión contra diplomáticos estadounidenses en La Habana? Una historia sin sustento.


La insólita historia de diplomáticos estadounidenses que habrían sufrido pérdida auditiva y otros daños a la salud durante su trabajo en Cuba saltó a los medios de comunicación en agosto pasado. El primero de los supuestos incidentes se remonta a noviembre del 2016 y el último a hace apenas unas semanas.

Sin embargo, hasta hoy no existe una explicación creíble para la variedad de síntomas descritos y los expertos niegan la aplicación de las leyes físicas en algunas de las hipótesis manejadas.

El caso, que parece sacado de una novela, es tomado muy en serio en La Habana.

Por indicación del más alto nivel del Gobierno, las autoridades cubanas iniciaron su propia investigación en cuanto recibieron las primeras notificaciones de la Embajada de Estados Unidos y del Departamento de Estado el 17 de febrero del presente año.

“De acuerdo con los resultados preliminares obtenidos y con los datos compartidos por las autoridades estadounidenses, hasta el momento no se cuenta con evidencias que confirmen las causas y el origen de las alegadas afecciones de salud de diplomáticos de EE.UU. y sus familiares”, asegura una fuente familiarizada con la pesquisa cubana.

Las indagaciones estadounidenses, por su parte, tampoco arrojan claridad. Miembros de las agencias especializadas de ese país fueron invitados por Cuba para adelantar investigaciones en el terreno, pero sus resultados no han sido concluyentes. “La realidad es que no sabemos qué o quién ha causado esto”, reconoció la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert. “Es por eso que la investigación continúa abierta”.

La complejidad de la investigación y el desconcierto de los especialistas no han sido limitantes para que algunos intenten señalar a Cuba como responsable y traten de desmontar los avances en las relaciones con los Estados Unidos, que se iniciaron después del 17 de diciembre del 2014.

El senador de origen cubano y opositor a cualquier acercamiento con La Habana, Marco Rubio, envió recientemente una carta al secretario de Estado, Rex Tillerson, en la que pide la expulsión de todos los diplomáticos cubanos en Washington y el eventual cierre de la Embajada de ese país en Cuba como represalia ante supuestos “ataques acústicos” causantes de los daños a la salud de funcionarios estadounidenses en La Habana.

Sin embargo, la misiva firmada además por los senadores republicanos Tom Cotton, Richard Burr, John Cornyn y James Lankford, no aporta prueba alguna de la “culpabilidad cubana” y desconoce la disposición mostrada desde un inicio por las autoridades locales para establecer cooperación y llevar adelante la investigación.

Rubio fue uno de los arquitectos de la revisión de la política hacia Cuba emprendida por la administración de Donald Trump en junio pasado para reforzar la aplicación del bloqueo. El legislador, con un asiento en el Comité de Inteligencia del Senado, ha utilizado todo tipo de artimañas para limitar los nexos entre los dos países.

HECHOS INSÓLITOS

La hipótesis de un “ataque acústico” y el uso de sofisticadas “armas sónicas” contra diplomáticos estadounidenses está presente desde que la historia salió a luz pública, a pesar de la falta de evidencias y el criterio de expertos sobre la imposibilidad de que un artefacto pueda generar los síntomas descritos en las condiciones reportadas.

El Departamento de Estado no se ha referido en específico a los efectos sobre la salud de su personal en La Habana, pero los medios de prensa han reportado sobre una amplia variedad de sintomatologías. Algunos casos incluyen migraña, mareo y pérdida de la audición, mientras otros llegan a deficiencias cognitivas, problemas para recordar palabras y lesiones cerebrales leves.

Los diagnósticos provocan confusión entre los especialistas, el FBI, el Departamento de Estado y las agencias estadounidenses involucradas en la investigación, según reportes de la agencia Associated Press (AP).

“Daño cerebral y conmociones, no es posible”, dijo a la AP Joseph Pompei, un ex investigador del MIT y experto en psicoacústica. “Alguien habría tenido que sumergir la cabeza en una piscina repleta de poderosos transductores ultrasónico”.

El Dr. Toby Heys, jefe de un centro de investigación sobre tecnologías futuristas en la Universidad Metropolitana de Manchester, en Reino Unido, dijo a la revista New Scientist que las ondas sonoras por debajo del rango de audición podrían teóricamente causar daño físico, pero sería necesario utilizar enormes bocinas a grandes volúmenes que serían muy difíciles de esconder.

Las armas sónicas que se utilizan para dispersar multitudes y para la protección de algunos navíos frente a barcos piratas funcionan con ese mismo tipo de equipamiento. Los aparatos cubren un área considerable y todas las personas dentro de su alcance resultan afectadas.

Pero buena parte de los alegados incidentes en La Habana, según fuentes públicas estadounidenses, se dieron en espacios delimitados, algunas veces dentro de una sola habitación, y con precisión laser, afectando a una persona en específico, pero sin dañar al resto.

Algunos de los supuestos ataques habrían tenido lugar en las residencias de los diplomáticos e incluso en edificios públicos como el recién remodelado Hotel Capri, una torre de concreto de 19 pisos y 250 habitaciones, donde no hay reportes de otros huéspedes afectados.

Según reportó la agencia AP, el propio FBI viajó a La Habana e investigó en algunas de las habitaciones en donde habrían ocurrido los ataques y no encontró rastros de dispositivos sónicos.

Por su parte, los servicios especializados cubanos no han detectado “posibles autores ni personas con motivación, intención o medios para ejecutar este tipo de acciones”, según fuentes vinculadas con las investigaciones. “Tampoco se ha establecido la presencia de personas o medios sospechosos en los lugares donde se han reportado incidentes ni en sus alrededores”.

En Cuba no existen precedentes de hechos con estas características. “Las autoridades cubanas no poseen ni están familiarizadas con el equipamiento ni la tecnología que pudiera ser utilizada con fines similares a los descritos como ataques acústicos”, añade la misma fuente.

CUBA SIEMPRE HA ESTADO DISPUESTA A COOPERAR

Luego de recibir las primeras notificaciones de la Embajada de Estados Unidos, las autoridades cubanas crearon un comité interinstitucional de expertos para el análisis de los hechos; ampliaron y reforzaron las medidas de protección y seguridad a la sede, su personal y las residencias diplomáticas, y habilitaron nuevos canales de comunicación directa entre la Embajada y el Departamento de Seguridad Diplomática, según la declaración oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores del 9 de agosto pasado, cuando la noticia salió a la luz pública.

La parte cubana insistió para que las agencias especializadas de Estados Unidos visitaran el país y adelantaran las investigaciones en el terreno, lo cual se concretó en junio del 2017. Otras visitas se dieron en los meses de agosto y septiembre.

“Los tres encuentros sostenidos entre representantes de las autoridades cubanas y agencias especializadas de Estados Unidos se desarrollaron en un clima constructivo y profesional”, refiere una fuente con conocimiento de los intercambios. La parte estadounidense, añade, expresó la intención de cooperar “de forma más sustantiva en la investigación sobre estos incidentes”. Asimismo, los miembros de las agencias especializadas que han visitado Cuba han reconocido que las autoridades locales han actuado con celeridad y profesionalismo.

“Valoramos positivamente la continuidad de estas visitas. Las autoridades cubanas tienen gran interés en dinamizar y culminar la investigación, para lo cual es esencial la cooperación de las autoridades estadounidenses”, precisa la fuente.

Ante el sinnúmero de variables del caso, matizado por la larga historia de conflictos entre los dos países, la cooperación resulta esencial. Notificar los incidentes oportunamente; entregar evidencias; compartir información que facilite la caracterización de los hechos o la identificación de posibles autores, en caso de haberlos; acceder a los afectados y a los médicos que los diagnosticaron e intercambiar con los expertos con conocimientos de los incidentes y de la supuesta tecnología utilizada, serían aspectos básicos para la cooperación y lograr resultados en cualquier escenario.

NI EN LOS PEORES MOMENTOS

Otra de las grandes incongruencias de la saga acústica es el momento en que se habrían iniciado los ataques. Para noviembre del 2016, los gobiernos de Cuba y Estados Unidos avanzaban con celeridad en la concreción de un grupo importante de acuerdos para beneficio de ambos países.

Tras una larga historia de agresiones e intentos de someter por hambre y necesidad al pueblo cubano con el objetivo de transformar su sistema político, el gobierno de Barack Obama reconoció el 17 de diciembre del 2014 que el bloqueo fue un fracaso y terminó aislando a los propios Estados Unidos.

El clima entre los dos países cambió significativamente. Se restablecieron los nexos diplomáticos y se firmaron 22 acuerdos en diversas materias, desde la protección del medio ambiente y la reapertura de los vuelos directos, hasta la cooperación en materia de seguridad. ¿A quién se le ocurriría sabotear las relaciones con Washington?

Además, si por una cuestión de principios revolucionarios el gobierno de Cuba jamás recurrió a métodos agresivos contra los diplomáticos estadounidenses, incluso en los momentos de mayor tensión, ¿qué lógica tendría comenzar a hacerlo después de la decisión soberana de restablecer los nexos con Washington?

En mayo pasado, el Departamento de Estado solicitó que dos funcionarios cubanos abandonaran el territorio de Estados Unidos como consecuencia de los hechos que supuestamente dañaron la salud de su personal diplomático en La Habana, medida que fue considerada por Cuba como “injustificada e irreflexiva”.

Ahora se conoce que, justo cuando esto ocurría, las autoridades de la Isla realizaban todas las acciones investigativas y mostraban su total disposición a colaborar con sus contrapartes estadounidenses.

La declaración oficial emitida por el MINREX señala que Cuba cumple y ha cumplido siempre con “todo rigor y seriedad” sus obligaciones emanadas de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas de 1961, en lo referido a la protección de la integridad de los agentes diplomáticos y los locales de la misión. “La impecable ejecutoria de nuestro país en este ámbito es internacionalmente reconocida, y Cuba es considerada universalmente como un destino seguro para visitantes y diplomáticos extranjeros, incluidos los estadounidenses”, añade.

En el mismo tono que la declaración, un alto oficial de la diplomacia cubana ratifica que “el gobierno de Cuba no ha perpetrado ni perpetrará ataques de ninguna naturaleza contra funcionarios diplomáticos acreditados ni sus familiares, ni ha permitido ni permitirá que el territorio cubano sea utilizado por terceros con ese propósito”.

Ante la falta de evidencias y la complejidad de este caso, las autoridades cubanas mantienen abierta la investigación y están dispuestas a colaborar con sus contrapartes estadounidenses para esclarecer los hechos.

martes, 19 de septiembre de 2017

Nota de Alerta Temprana sobre el huracán María

Creado el Martes, 19 Septiembre 2017 20:04 | Fecha de publicación | | Foto Internet


La Habana, 19 sep(ACN) El Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil emitió una nota de Alerta Temprana sobre el huracán María para los órganos de dirección de los Organismos de la Administración Central del Estado y las provincias de Guantánamo y Holguín.

NOTA DE ALERTA TEMPRANA SOBRE EL HURACÁN MARÍA PARA LOS ÓRGANOS DE DIRECCIÓN DE LOS ORGANISMOS DE LA ADMINISTRACIÓN CENTRAL DEL ESTADO Y LAS PROVINCIAS DE GUANTÁNAMO Y HOLGUÍN
(15:30 horas del 19 de septiembre de 2017)


De acuerdo con las informaciones del Instituto de Meteorología, el peligroso huracán María, alcanzó la categoría 5 de la escala Saffir-Simpson y se mueve al oeste noroeste.

Por la trayectoria que se pronostica, comenzaría a influir sobre el extremo oriental de nuestro país desde el jueves 21 con vientos en rachas en la costa norte oriental, siendo significativo que el viernes 22 comenzará a incrementarse la altura de las olas entre 3,0 – 3,5 metros de dirección este nordeste, por lo que se esperan fuertes marejadas en la costa norte del extremo oriental en el tramo desde Moa, hasta la Punta de Maisí, provocando inundaciones costeras moderadas en zonas bajas de este litoral, principalmente en la ciudad de Baracoa. 

Pudieran ocurrir numerosas lluvias en la región oriental asociadas a la cercanía relativa de María, por la influencia de algunas bandas de la circulación externa del huracán, ocasionando lluvias fuertes en algunas localidades, principalmente en zonas montañosas desde la noche del jueves 21.


Los órganos y organismos estatales, entidades económicas, instituciones sociales de las provincias de Guantánamo y Holguín deben mantenerse atentos a las informaciones del Instituto de Meteorología sobre la evolución de este evento, en especial por la influencia de las marejadas. En tal sentido se orienta que se le preste atención a los trabajos que puedan quedar pendientes relacionados con la desobstaculización, escombreo, limpieza e higienización en las áreas costeras del litoral norte de estas provincias y mantener vigilancia sobre posibles inundaciones por lluvias localmente intensas principalmente en zonas montañosas, y su escurrimiento, así como al efecto de los vientos en rachas.

Es importante incrementar la información a la población sobre las normas de conducta, medidas y acciones de protección que se deben cumplir, indicadas en la guía familiar y en los planes de reducción de desastres, a través de los medios masivos de comunicación y alternativos, vinculados directamente en las comunidades en riesgo.

El Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil de conjunto con el Centro Nacional de Pronósticos, del Instituto de Meteorología, mantiene permanente vigilancia sobre la evolución de este evento.

ESTADO MAYOR NACIONAL DE LA DEFENSA CIVIL

Canciller cubano condenó discurso agresivo de Trump en ONU

En este artículo: Bruno Rodríguez Parrilla, Cuba, Donald Trump, Estados Unidos, Organización de las Naciones Unidas (ONU), Política, Venezuela
19 septiembre 2017 

El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez Parilla. Foto: @CubaMINREX / Twitter

El canciller cubano, Bruno Rodríguez Parilla condenó esta tarde el discurso agresivo del presidente estadounidense, Donald Trump, contra Venezuela en la ONU y expresó su solidaridad de la isla con el gobierno del país sudamericano.

Su ataque contra Venezuela fue brutal, injustificado y arbitrario, y al condenar sus palabras, quiero reiterar la solidaridad absoluta al pueblo bolivariano y chavista, a su unión cívico-militar y al gobierno que encabeza el presidente constitucional Nicolás Maduro, afirmó en Washington a periodistas.

Rodríguez consideró importante preguntarse qué quiso decir Trump cuando mencionó en su intervención en el debate de alto nivel de la Asamblea General que estaba dispuesto a tomar medidas.

“¿Se refiere a la opción armada o a algo peor?”, advirtió el canciller, quien también rechazó la agresividad del mandatario norteamericano hacia Cuba.

El diplomático señaló al respecto que el jefe de la Casa Blanca carece de autoridad moral para criticar a Cuba, un país pequeño y solidario, con una amplia cooperación internacional.

De acuerdo con Rodríguez, Trump pronunció en la Asamblea General de la ONU un discurso insólito, por su postura hostil y descarnadamente imperialista, que incluyó la amenaza de una guerra contra la República Popular Democrática de Corea.

“Amenaza con incendiar la península coreana, con una conflagración necesariamente nuclear, que pondría en peligro a toda la humanidad”, denunció.

A propósito de la situación en la península, el canciller insistió en que se trata de un conflicto cuya solución no puede ser, en modo alguno, militar.

(Con información de Prensa Latina)

Efectúan sexta reunión de la Comisión Bilateral Cuba-Estados Unidos

19 septiembre 2017 

La sexta reunión de la Comisión Bilateral Cuba-Estados Unidos se efectuó este martes en Washington y estuvo presidida por Josefina Vidal Ferreiro, directora general de Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, y John Creamer, subsecretario adjunto para el Hemisferio Occidental del Departamento de Estado de EEUU.

Durante el encuentro, que se celebró tras el anuncio de la nueva política del gobierno de los Estados Unidos hacia Cuba, del 16 de junio de 2017, la delegación cubana reiteró el rechazo al retroceso en las relaciones bilaterales, a las medidas de recrudecimiento del bloqueo y de injerencia en los asuntos internos, a la retórica confrontacional y a la manipulación política del tema de los derechos humanos que se usó como pretexto para justificarlas, así como a los condicionamientos que pretenden supeditar una mejoría en los vínculos bilaterales a la realización de cambios en nuestro orden constitucional.

Se refirió, asimismo, a las consecuencias de este cambio en la política para las relaciones entre ambos países, incluyendo las afectaciones que causa a varios sectores en los Estados Unidos.

Al reafirmar la voluntad de continuar un diálogo respetuoso con el gobierno estadounidense, los representantes de Cuba trasladaron la disposición a implementar activamente los acuerdos bilaterales suscritos en los dos últimos años y trasladaron propuestas de acciones concretas de varias entidades cubanas para avanzar en la cooperación en áreas de beneficio mutuo como la protección del medio ambiente, aplicación y cumplimiento de la ley, salud, agricultura, hidrografía y geodesia, entre otras.

En relación con los alegados incidentes que han afectado a funcionarios estadounidenses en La Habana y a sus familiares, nuestra delegación reiteró que Cuba cumple rigurosamente sus obligaciones en lo que se refiere a la protección de los diplomáticos, que jamás ha perpetrado ni perpetrará acciones de esta naturaleza, ni ha permitido ni permitirá que su territorio sea utilizado por terceros con ese propósito.

Enfatizó que las autoridades cubanas tienen gran interés en esclarecer este asunto y concluir la investigación que está curso, por indicación del más alto nivel del gobierno, para lo cual es esencial la cooperación de las autoridades estadounidenses.

A raíz de las declaraciones irrespetuosas, injerencistas e inaceptables del Presidente Donald Trump durante su discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas, realizadas cuando transcurría la Comisión Bilateral, la delegación cubana expresó una enérgica protesta.

(Tomado de Cubaminrex)

Sismo de hoy es "terrible coincidencia": experto

lunes, 18 de septiembre de 2017

EL HURACÁN MARÍA ALCANZA LA CATEGORÍA 5 Y GOLPEA LA ISLA DOMINICA

El meteoro apunta a las mismas islas del Caribe que fueron golpeadas por otro huracán hace dos semanas.Lunes, 18 de septiembre de 2017 a las 9:16 PM

(CNN) -

María alcanzó la categoría 5 este lunes y se convirtió en un huracán extremadamente peligroso, mientras apunta a las islas caribeñas devastadas por el huracán Irma.

Según el Centro Nacional de Huracanes, María alcanzó la isla de Dominica con máxima potencia la noche de este lunes.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...