"De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento" José Martí

sábado, 24 de febrero de 2018

Diario del Che en Bolivia. Emotiva Historia.

Por Froilán González y Adys Cupull

La primera edición del Diario del Che en Bolivia se publicó en La Habana el primero de julio de 1968 y casi simultáneamente por las editoriales Punto Final, en Chile; François Masperó, de Francia; Ruedo Ibérico, de España; Feltrinelli, de Italia; Trikont Verlag, de la República Federal de Alemania; revista Ramparts, de los Estados Unidos; Editorial Siglo XXI, de México, y en muchos otros países.

La publicación fue un acontecimiento histórico por la importancia del documento, la forma clandestina en que llegó a Cuba, el trabajo de transcripción de la compañera Aleida March, el cuidado del historiador doctor Rolando Rodríguez, quien se encontraba al frente del Instituto Cubano del Libro y los desvelos de Fidel para que saliera lo más exacta posible.

Constituyó un éxito político, porque independientemente de las motivaciones, que hicieron posible la entrega clandestina a Cuba de la fotocopia del manuscrito, el hecho dio un fuerte golpe a los planes de la CIA contra la Revolución Cubana.

Después de los sucesos de La Higuera y el asesinato del Che, Estados Unidos intensificó la campaña de desinformación, con el propósito de distorsionar la actividad guerrillera y calumniar a sus principales protagonistas. El plan pretendía cambiar la imagen del Che, desaparecer su influencia, desacreditar la teoría de la lucha armada como vía para hacer la revolución, crear y generar desconfianzas sobre la actividad y efectividad de sus postulados; alentar las divisiones y contradicciones dentro de la izquierda.

Entre las líneas a divulgar se encontraban que se equivocó al seleccionar el territorio de Bolivia, porque no existían condiciones para la lucha; que había actuado así, acosado por contradicciones con la dirección cubana; que mineros, campesinos y estudiantes fueron indiferentes; que los miembros del Partido Comunista lo traicionaron y eran responsables directos del fracaso; que Cuba no le prestó ninguna ayuda por compromisos contraídos con la Unión Soviética.

Preparaban las frases que debían atribuirle al Che para que fueran repetidas, entre ellas que “Los comunistas bolivianos eran unos cerdos y unos burgueses y la revolución acabaría con ellos.” “Los campesinos lo traicionaron, eran insensibles y actuaban como piedras.” “He fracasado.” “Todo ha terminado.” “La revolución no puede realizarse.” “La decisión de venir a Bolivia no la tomé yo, otros lo hicieron por mí.”

Como parte de esta campaña, la CIA comenzó a preparar las alteraciones, omisiones de palabras o frases y añadiduras que le incluirían al Diario del Che, para adecuarlo a estas tergiversaciones. Con estos propósitos, en la embajada de Estados Unidos en La Paz, trabajaban expertos calígrafos, acción que se frustró por la publicación en Cuba.

En octubre de 1967, el Diario del Che y otros documentos fueron trasladados desde Vallegrande hasta La Paz, bajo estricta protección. Cuando fue necesario llevarlo al Instituto Geográfico Militar, para fotografiar algunas páginas, se hizo con todas las medidas de seguridad establecidas. Cuando se conoció el propósito de venderlo se produjo una carrera de ofertas y contraofertas que se inició por 20 mil dólares y alcanzó la cifra de los 400 mil. El 17 de noviembre se comunicó, que las Fuerzas Armadas serían las encargadas de decidir la venta. Entre tanto se filtró a los periodistas que la demora se debía a que los expertos calígrafos de la CIA no habían concluido el trabajo de los aspectos que se querían eliminar o incorporar al original.

El 15 de diciembre el presidente René Barrientos solicitó una copia del Diario, trabajo que dirigió Ricardo Aneyba Torrico, jefe del departamento técnico del Ministerio de Gobierno (Interior) y agente de la CIA. Lo acompañaron su ayudante Jaime Moreno Quintana y el fotógrafo Fernando Manzaneda Mallea. El ministro Antonio Arguedas le ordenó sacar dos copias. Una para el presidente y otra para él. Esa fue la que envió a La Habana a través del periodista Víctor Zannier, quien se dirigió a Santiago de Chile, la entregó a amigos solidarios para hacerlo llegar a Cuba. A esa copia le faltaban 13 páginas. Los días 4, 5, 8 y 9 de enero; 8 y 9 de febrero, 14 de marzo, 4 y 5 de abril, 10 de junio y 4 y 5 de julio de 1967.

La actitud de Antonio Arguedas, independientemente de los móviles, y el valor del periodista Víctor Zannier, hizo posible que la copia fuera traslada y publicada en Cuba y desbarató el plan siniestro de la CIA.

El 28 de marzo de 1984 hubo un nuevo escándalo en Bolivia cuando se conoció que el Diario del Che lo habían robado y la Galería Sotheby´s de Londres se proponía subastarlo a un precio inicial de 350 mil dólares. El problema era complicado porque más de 20 jefes militares habían tenido acceso al mismo, entre ellos los ex presidentes Hugo Banzer y David Padilla, cuando ejercieron las funciones de Jefe de la Inteligencia Militar. Se informó que desde el 15 de diciembre de 1983 se conocía el robo, pero no fue reportado.

Las manifestaciones de protestas y la actitud del Gobierno obligaron a la Galería Sotheby´s a suspender la subasta y luego devolverlo a Bolivia. De esa manera el pueblo boliviano y sus autoridades impidieron que cayera en manos privadas o de la CIA y publicaran el adulterado.

En 1987 se publicó la nueva edición ilustrada de acuerdo a nuestras investigaciones históricas, realizada durante los años 1983 a 1987, cuando recorrimos la selva desde Ñacahuasú a La Higuera. A esa edición se incluyeron las 13 páginas que faltaban a la primera; notas explicativas, el significado de las palabras en quechua, aimara y guaraní, rectificación de lugares, identidad de personas que el Che menciona o se refiere a ellas en el Diario, nombres y apellidos de todos los integrantes de la guerrilla y los datos biográficos de cada uno de ellos, aportados por familiares y amigos de Bolivia, Perú, Cuba y otros países.

Se incluyeron mapas con señalizaciones de los combates y rutas seguidas por los guerrilleros, fotos inéditas del Che y de la gesta boliviana, una nota al lector referida al recorrido que realizamos en Bolivia desde Ñacahuasú a La Higuera sobre el encuentro con campesinos y otros pobladores, autoridades, periodistas y militares bolivianos que esclarecieron los hechos. Los datos aportados fueron verificados con los sobrevivientes de la guerrilla y de la red urbana. Bolivianos, cubanos, peruanos, chilenos, argentinos y de otros países fueron entrevistados.

Este trabajo de investigación y edición fue analizado con el Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque; y tuvo la colaboración del general Armando López Orta El Diario fue publicado por la Editora Política, al cuidado de su director, el escritor Hugo Chinea, y la doctora Iraida Aguirrechu quien dirigió el equipo de trabajo. La ilustración de cubierta fue del reconocido artista plástico Orlando Yanes. Una mención especial merece el Departamento de Criminalística del Ministerio del Interior de Cuba que, con la descripción de los familiares y amigos de los bolivianos y sobrevivientes de la guerrilla, se pudo realizar la composición de los retratos hablados de tres guerrilleros bolivianos, cuyas fotos desaparecieron durante la lucha revolucionaria.

La primera presentación se realizó en la Plaza de la Revolución en La Habana con una tirada de más de 250 mil ejemplares y la asistencia de familiares de los guerrilleros e instituciones bolivianas, peruanas y cubanas que contribuyeron en los datos que permitieron ese trabajo.

Se han realizado varias reediciones y a partir del 2000, el Comandante en Jefe Fidel Castro les incluyó la dedicatoria para los graduados universitarios, que dice:

“Hoy egresas de la Universidad con un importante cúmulo de conocimientos, experiencias y valores, gracias a tu empeño y dedicación como estudiante, y que no es más que el comienzo de los profundos conocimientos que puedes y debes adquirir a lo largo de tu vida. La patria espera que a favor de su justa causa y de su aguerrido pueblo, dispongas ahora de esta sabiduría alcanzada.

“Ojalá que este emotivo libro en tus manos, sirva para continuar formándote integralmente como ciudadano, inspirado siempre en el ejemplo imperecedero del Guerrillero Heroico y médico Ernesto Che Guevara.”

Aparece la firma de puño y letra de Fidel Castro Ruz.

Varios fueron los momentos trascendentes del Diario del Che en Bolivia, uno de ellos en el 2009 por disposición del presidente boliviano Evo Morales Ayma, se realizó una edición facsimilar, por el Ministerio de Culturas y Turismo de Bolivia que incluyó nuevos documentos del Che y las evaluaciones que acostumbraba a realizar a sus hombres.

En el 2018, en el marco de la XXVII Feria Internacional del Libro y en recordación del 50 aniversario del asesinato del Guerrillero Heroico, la Editorial Nuevo Milenio de Ciencias Sociales en colaboración con el Centro de Estudios Che Guevara, presentó una reimpresión de la primera edición publicada en 1968, donde fueron incluidas las trece páginas y otros documentos, así como un emotivo prefacio de su hijo Camilo Guevara March. Bien hacen los hijos en divulgar las obras de sus padres. Fue presentado en La Habana en la Casa del Alba.

Otro momento significativo ocurrió el 5 de febrero de 2018, cuando el embajador del Estado Plurinacional de Bolivia en La Habana, Juan Ramón Quintana Taborga, entregó al Centro de Estudios Martianos, un ejemplar de la edición facsimilar del Diario del Che en Bolivia. Lo recibió su directora Ana Sánchez como una entrega al pueblo de Cuba.

Este facsimilar llegó acompañado de una selección de libros pertenecientes a la Colección de 200 obras de la Biblioteca del Bicentenario de la Independencia de Bolivia (BBB), organizada por la Vicepresidencia del hermano pueblo. La colección está prologada por el vicepresidente y destacado intelectual Álvaro García Lineras.

Para la entrega de la valiosa colección acompañaron al embajador Juan Ramón Quintana, los especialistas bolivianos Bianca De Marchi Moyano y Juan Espinoza del Villar, funcionarios del Centro de Investigaciones Sociales de la Vicepresidencia. Bianca y Juan a través de audiovisuales mostraron una parte de la colección, las luces en el camino del progreso, que alumbran al pueblo desde el inició del gobierno de Evo Morales Ayma.

En conversación con los talentosos jóvenes conocimos del proyecto de la Biblioteca de Bicentenario de Bolivia (BBB) creado desde la Vicepresidencia del Estado Plurinacional a partir de 2014. Su conducción, está a cargo del Centro de Investigaciones Sociales, que busca publicar las 200 obras más importantes del pensamiento escrito en, y para Bolivia, tanto para fomentar su lectura y comprensión, como para promover una reflexión y acción social innovadora y fundamentada.

Cuenta con un Comité Editor de destacados intelectuales, un equipo de gran capacidad y la misión de difundir ampliamente cada una de las obras. Se espera que, en la celebración bicentenaria de la Independencia en el año 2025, se logre publicar la totalidad de los títulos seleccionados.

Parte de las tareas es fomentar la lectura de estos títulos fundamentales para Bolivia y cada entrega es una fiesta: se toman las plazas principales de las ciudades del país, se invita a la ciudadanía, se proponen espectáculos de artes visuales con juegos de luces y sonido, se comparte música, puestas en escena, cortos de cine y muchas otras estrategias creativas y llamativas.

Estimulan a los asistentes que lean desde otros lenguajes artísticos. A los textos se añaden comentarios de intelectuales destacados, que proponen interpretaciones para cada una de las obras. Tratan de romper el mito de que los libros y la lectura son serios y aburridos, para estimular su uso y disfrute de la población boliviana. Al mismo tiempo, la BBB es un proyecto que busca ofrecer libros de una calidad inusual en Bolivia a precios accesibles, y si es posible gratuitos a través de su descarga digital, para la que crearon una aplicación que permita bajar los libros de códigos QR dispuestos en estaciones de transporte público y otros lugares.

La calidad de los libros, no sólo se debe al cotejo sistemático de fuentes y a la complementación de datos, rigurosa y cuidada, sino a la incorporación de estudios introductorios, que dan luces y pistas sobre los textos publicados. Dentro esa selección se encuentra el Diario del Che en Bolivia, que cuenta con un estudio del escritor e investigador boliviano Carlos Soria Galvarro, autor de varios libros sobre la gesta boliviana del Comandante Ernesto Che Guevara. Esta publicación fue entregada por el embajador boliviano a los invitados a la presentación, como un regalo de la Vicepresidencia y del pueblo boliviano.

Esta obra incluye las evaluaciones que el Che hizo a los combatientes, la relación de libros que anotaba en una agenda, mensajes que enviaba o recibía de Cuba, instrucciones para los cuadros destinados al trabajo urbano; y los comunicados del Ejército de Liberación Nacional de Bolivia.

El historiador Soria Galvarro menciona nuestros libros entre las fuentes, al tomar notas de la publicación de 1988, del Diario Ilustrado de la Editora Política; y menciona a la periodista cubana Elsa Blaquier, autora del libro Seguidores de un sueño, publicado por Editora Verde Olivo. Esta publicación, por sus aportes, será, como otras obras de Soria, bien recibida, por los lectores, especialmente investigadores y estudiosos de la gesta boliviana del Comandante Ernesto Che Guevara y sus compañeros.

Manifestamos el honor que significó para nosotros que Bolivia nos hubieran pedido hacer la presentación de estos valiosos libros en el 50 aniversario de la primera edición en Cuba y del mundo. Los felicitamos por este loable empeño en aras del rescate de la memoria histórica, el rigor y la ética de mencionar las fuentes que le antecedieron y que el acto de entrega constituyera un homenaje a José Martí, a Fidel Castro, a Evo Morales, al Che y a los heroicos pueblos de Cuba y Bolivia.

Condecoró Raúl a tres valiosos revolucionarios

Durante la ceremonia de condecoración, celebrada en el Salón de los Pasos Perdidos del Capitolio, actual sede de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Raúl recordó el 123 aniversario del reinicio de la guerra de independencia de nuestro pueblo, aquel 24 de febrero de 1895



24 de febrero de 2018 14:02:35


Foto: Juvenal Balán

Como justo reconocimiento a la obra de una vida entera dedicada a la Revolución, el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Partido y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, otorgó en la mañana de este sábado, el título honorífico de Héroe del Trabajo de la República de Cuba a José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Partido y a los Comandantes de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez y Guillermo García Frías.

De ellos, destacó su fidelidad a la Revolución y a Fidel, consagración al trabajo, modestia y sencillez, cualidades que los han hecho merecedores del respeto de los cubanos.

Durante la ceremonia de condecoración, celebrada en el Salón de los Pasos Perdidos del Capitolio, actual sede de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Raúl recordó el 123 aniversario del reinicio de la guerra de independencia de nuestro pueblo, aquel 24 de febrero de 1895. Significó también la labor unificadora de Martí, quien supo articular las mejores experiencias del pasado sin omitir a todos aquellos que estaban dispuestos a luchar.

Señaló que como dijera Fidel, al conmemorarse un siglo de la Guerra de los 10 Años, «Martí recogió las banderas de Céspedes, Agramonte y de los héroes que cayeron en aquellas luchas y llevó las ideas revolucionarias de Cuba en aquel periodo a su más alta expresión».

En sus palabras, el General de Ejército subrayó que no existía mejor oportunidad para distinguir a estos tres valiosos compañeros que ya atesoran la honrosa condición de Héroes de La República de Cuba, reflejo además de su loable trayectoria revolucionaria.


El Segundo Secretario del Partido José Ramón Machado Ventura recibió el Título Horífico de Héroe del Trabajo de la República de Cuba de manos del General de Ejército Raúl Castro Ruz Foto:Juvenal Balán

Sobre José Ramón Machado Ventura, miembro del Buró Político y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, rememoró que inició sus actividades contra la tiranía batistiana cuando estudiaba Medicina en la Universidad de La Habana y participó, hace 65 años, en la primera Marcha de las Antorchas. En 1957 se unió al Ejército Rebelde en la Sierra Maestra y estuvo en varios combates como médico y guerrillero.

Raúl también destacó que fue fundador del Segundo Frente y allí organizó y dirigió el Departamento de Sanidad Militar hasta el final de la lucha, donde fue herido en acciones combativas. De igual modo, desarrolló una amplia red de hospitales y dispensarios de campaña que prestaron servicios no solo a los combatientes, sino a los pobladores, quienes en muchos lugares veían por primera vez un médico en persona.

Al triunfar la Revolución, reseñó, fue nombrado jefe de los Servicios Médicos de La Habana y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), y luego ministro de Salud Pública. Fue fundador del Partido Comunista de Cuba, en 1975, y elegido miembro de su Buró Político. También se desempeñó como Primer Secretario del Partido en varias provincias y desde el 2011 funge como Segundo Secretario del Comité Central del Partido.

El Comandante Ramiro Valdés Menéndez, por su parte, se incorporó desde muy joven a la lucha revolucionaria y participó en la primera Marcha de las Antorchas y el Asalto al Cuartel Moncada, el 26 de julio de 1953, donde resultó herido. Cumplió prisión en Isla de Pinos, exilio en México y fue expedicionario del yate Granma.


Ya en la Sierra Maestra, resaltó Raúl, intervino en múltiples combates y participó junto al Che en la invasión a Occidente, como segundo jefe de la Columna No.8 Ciro Redondo. Después del triunfo revolucionario ha ocupado importantes cargos, entre los cuales se destacan: Ministro del Interior en dos oportunidades y vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, responsabilidad que hoy desempeña; y es miembro del Buró Político.



Foto:Juvenal Balán

Del Comandante Guillermo García Frías trascendió, al decir del General de Ejército, la organización de una red de campesinos para ayudar a los expedicionarios del Granma y llevarlos a la Sierra. Su sagacidad, dijo, le permitió llevar personalmente a Fidel y a otros combatientes hasta Cinco Palmas y recuperar varios fusiles. Y fue el primer campesino en incorporarse al Ejército Rebelde y en ser ascendido, con una destacada participación, primero como combatiente y después como segundo jefe del Tercer Frente, fundado bajo el mando del Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosques.

Tras la victoria de Enero de 1959 ocupó diversos cargos en las FAR, y posteriormente, entre otras, ha desempeñado la responsabilidad de vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, titular del Transporte y presidente del Grupo Empresarial de Flora y Fauna. Actualmente es miembro del Comité Central y del Consejo de Estado.

Más allá de los méritos dichos en apretada síntesis, son muchas las anécdotas extraordinarias que podrían hacerse de cada uno de ellos, aseguró Raúl.

No es casual, puntualizó, otorgarles tal distinción en el Capitolio, cuya obra de restauración ha permitido resaltar los valores de uno de uno de los edificios más importantes del país, en cuya cripta han sido colocadas las cenizas de un mambí desconocido, ante las cuales arde la llama como tributo del pueblo a sus padres fundadores y al glorioso Ejército Libertador.

Felicitó al historiador de La Habana, Eusebio Leal y a sus colaboradores que más cerca han estado de la magna obra de restauración del capitolio.

En un día como este, aseveró Raúl, en que rendimos tributo a aquellos cubanos dignos que en 1895 volvieron al campo de batalla para liberar a Cuba, recurro a las palabras pronunciadas por Fidel en 1965:«Nosotros entonces habríamos sido como ellos; ellos hoy habrían sido como nosotros».

«Ese es el compromiso que hemos mantenido y será también el que guie a las actuales y futuras generaciones para que la Patria siga siendo libre».

En la ceremonia estuvieron presentes, además, miembros del Buró Político, de los Consejos de Estado y de Ministros, así como otros dirigentes del Partido y del Gobierno y familiares de los condecorados.

viernes, 23 de febrero de 2018

Las pretensiones de Estados Unidos hacia Cuba



Este año conmemoraremos el 150 aniversario del inicio de las guerras por la independencia de Cuba, en un contexto en que Estados Unidos aumenta la hostilidad hacia la Revolución Cubana y retoma la Doctrina Monroe para justificar su proyección injerencista de “América para los americanos”. La estrategia de “espera paciente”, la concepción geopolítica del “destino manifiesto” y la “política de la fruta madura” se fue transmitiendo de generación en generación entre los grupos de poder que dominaron los diferentes Gobiernos estadounidenses desde los primeros años del siglo XIX.

Durante las tres guerras independentistas ningún presidente norteamericano reconoció la beligerancia e independencia de los patriotas cubanos. Para descifrar las pretensiones geopolíticas de Estados Unidos hacia Cuba desde entonces, resulta imprescindible analizar los testimonios de los Mayores Generales del Ejército Libertador Carlos Manuel de Céspedes, José Martí, Antonio Maceo y Máximo Gómez.

El primer Presidente de la República de Cuba en Armas y Padre de la Patria, en una carta dirigida en 1870 a José Manuel Mestre, representante en Washington del Gobierno en Armas, escribió:

“Por lo que respecta a Estados Unidos tal vez estaré equivocado; pero en mi concepto su gobierno a lo que aspira es a apoderarse de Cuba sin complicaciones peligrosas para su nación y entretanto que no salga del dominio de España. Siquiera sea para constituirse en poder independiente; este es el secreto de su política (…)”.

Desde 1880 vivió desterrado Martí en Estados Unidos, y durante casi 15 años pudo constatar directamente las transformaciones del país y su tránsito de la etapa capitalista a la imperialista. Con la asunción de Benjamín Harrison (1889-1893) a la Casa Blanca y el nombramiento como secretario de Estado al anexionista James G. Blaine, el gobierno estadounidense retomó la idea de comprar a Cuba.

En ese contexto y con motivo de la celebración de la Primera Conferencia Internacional de Estados Americanos, Martí lo alertó, el 29 de octubre de 1889, en carta a Gonzalo de Quesada: “(…) Y una vez en Cuba los Estados Unidos ¿quién los saca de ella? ¿Ni por qué ha de quedar Cuba en América, como según este precedente quedaría, a manera, –no del pueblo que es, propio y capaz–, sino como una nacionalidad artificial, creada por razones estratégicas? Bases más seguras quiero, para mi pueblo. Ese plan en sus resultados, sería un modo directo de anexión”.

Martí era consciente de la necesidad de lograr la unidad para enfrentar a dos enemigos sumamente poderosos: España y Estados Unidos. Con ese objetivo proclamó en Cayo Hueso, el 10 de abril de 1892, el nacimiento del Partido Revolucionario Cubano, del que fue electo Delegado. Agrupó en una misma organización política a los emigrados, a la vieja generación que inició la lucha por la independencia y a las nuevas generaciones.

A finales de 1894 había conseguido el armamento necesario para reiniciar la contienda. El 11 de abril de 1895 desembarcó junto a Máximo Gómez por Playitas de Cajobabo; diez días antes lo había hecho Antonio Maceo por Duaba; ambos puntos situados en el oriente cubano. El 5 de mayo se reunieron los tres principales jefes de la guerra en la finca La Mejorana para organizar el curso de la Revolución.

Dos semanas más tarde, el 19 de mayo, en Dos Ríos, Martí desoyó el consejo de Gómez, quien le indicó permanecer en la retaguardia y cargó contra una tropa española bien posicionada. Murió en el combate. La víspera escribió a Manuel Mercado:

“La guerra de Cuba, realidad superior a los vagos y dispersos deseos de los cubanos y españoles anexionistas, a que sólo daría relativo poder su alianza con el gobierno de España, ha venido a su hora en América, para evitar, aún contra el empleo franco de todas esas fuerzas, la anexión de Cuba a los Estados Unidos”.

La pérdida del más universal de los cubanos fue irreparable. No obstante, la lucha continuó. Gómez y Maceo habían vivido la experiencia de la posición asumida por los Gobiernos estadounidenses de turno durante la Guerra de los Diez Años. Ambos, al igual que Martí, insistieron en que la independencia se alcanzaba por los propios esfuerzos de los cubanos.

En ese periodo gobernaba la Casa Blanca Grover Cleveland (1893-1897), quien indicó a su secretario de Estado, Richard Olney, retomar la idea de apropiarse de Cuba, manteniendo la compra como primera opción. España se negó. El 14 de julio de 1896, Maceo le escribió al coronel Federico Pérez Carbó, de misión en Nueva York:

“De España jamás esperé nada; siempre nos ha despreciado y sería indigno que se pensase en otra cosa. La libertad se conquista con el filo del machete, no se pide; mendigar derechos es propio de cobardes incapaces de ejercitarlos. Tampoco espero nada de los [norte] americanos; todo debemos fiarlo a nuestros esfuerzos; mejor es subir o caer sin ayuda que contraer deudas de gratitud con un vecino tan poderoso”.

El Héroe de Baraguá mantuvo siempre una postura firme de rechazo a las tendencias anexionistas. Tuvo la capacidad de descifrar desde el campo de batalla las intenciones del naciente imperio. Su caída en combate, el 7 de diciembre de 1896, representó un duro golpe para la Revolución, que perdió en poco tiempo a dos de sus jefes más valiosos y con posiciones antimperialistas.

El Generalísimo, con el dolor de haber perdido también en combate junto a Maceo, a su hijo Panchito Gómez Toro, continuó la batalla. Convencido de que en el campo militar la guerra contra España estaba en su etapa final y observando las pretensiones estadounidenses de intervenir en el conflicto, gestionó infructuosamente, con el capitán general Arsenio Martínez Campos, el reconocimiento de la definitiva independencia.

Los peligros advertidos en reiteradas ocasiones por estos cuatro grandes revolucionarios durante casi 30 años de combate, se concretaron con la intervención militar estadounidense en el conflicto hispano-cubano y la firma de la paz entre las dos potencias, sin tener en cuenta a los patriotas cubanos. Con el alma destrozada, el 8 de enero de 1899, el Generalísimo cerró su Diario de Campaña:

“(…) los Americanos han amargado con su tutela impuesta por la fuerza, la alegría de los cubanos vencedores; y no supieron endulzar la pena de los vencidos.

“La situación pues, que se le ha creado a este Pueblo; de miseria material y de apenamiento, por estar cohibido en todos sus actos de soberanía, es cada día más aflictiva, y el día que termine tan extraña situación, es posible que no dejen los americanos aquí ni un adarme de simpatía”.

Estados Unidos ocupó militarmente el territorio cubano. El Tratado de París les permitió izar la bandera de las barras y las estrellas en la Plaza de Armas; a continuación, licenciaron al Ejército Libertador. Querían anexarse el país y no lo consiguieron; una isla anegada con la sangre de sus mejores hijos se los impidió. Entonces establecieron la Enmienda Platt como apéndice a la Constitución cubana, para garantizar que la nueva nación quedara atada en lo político, lo económico y lo mercantil.

Gómez lo denunció en Porvenir de Cuba: “Ellos se fueron, al parecer es verdad. El día 20 de mayo, yo mismo ayudé a enarbolar la bandera cubana en la azotea del Palacio de la Plaza de Armas. ¡Y cuantas cosas pensé yo ese día! Todos vimos que el general Wood, gobernador que fue se hizo a la mar en seguida, llevándose su bandera, pero moralmente tenemos a los americanos aquí”.

La retirada de Estados Unidos fue formal y aplicó además otras fórmulas intervencionistas en el campo ideológico y cultural. Esa fue la realidad de nuestro país durante 60 años, hasta que llegó la definitiva independencia el 1ro. de Enero de 1959, con el triunfo de la Revolución Cubana. Ahí está la esencia del conflicto bilateral entre ambos países que perdura en el tiempo: recuperar la dominación sobre Cuba y transformar su sistema político, económico y social, contra la voluntad soberana del pueblo cubano de defender su independencia y mantener el socialismo.

(Tomado de Granma)


jueves, 22 de febrero de 2018

Trump dice que armar a algunos profesores acabaría con los tiroteos "de forma instantánea"

Por Makini Brice


WASHINGTON (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insistió el jueves en su propuesta de armar a los profesores tras la matanza de la semana pasada en una escuela de Florida, señalando que estaría limitada a maestros con entrenamiento especial o militar y que “resolvería el problema de forma instantánea”.

Su idea generó una reacción muy dividida en un país en el que ya existen grandes diferencias sobre cómo frenar los tiroteos masivos y la violencia diaria con armas de fuego.

Trump, un republicano que defiende el derecho a portar armas, se refirió el miércoles a la posibilidad de armar a los profesores durante una emotiva reunión de una hora con estudiantes que sobrevivieron al ataque en Florida y un padre que perdió a un hijo en la matanza.

“Profesores/entrenadores altamente adiestrados y expertos en pistolas resolverían el problema de forma instantánea, antes de que llegara la policía. ¡GRAN DISUASIVO!”, escribió Trump en una serie de tuits temprano el jueves.

El ataque en la secundaria Marjory Stoneman Douglas de Parkland, Florida, donde murieron 17 personas el 14 de febrero, fue el segundo tiroteo más mortífero en una escuela pública de Estados Unidos.

El exalumno de 19 años Nikolas Cruz fue acusado de perpetrar la matanza, armado con un rifle semiautomático AR-15 según las autoridades.

Trump dijo el miércoles que endurecerá las revisiones de antecedentes de los compradores de armas y evaluará aumentar el límite de edad para adquirir algunos tipos de pistolas.

En la reunión del miércoles, Trump dijo que “si tuvieras un profesor (...) que fuera experto en armas de fuego, podrían terminar el ataque muy rápido”.


Editado en español por Natalia Ramos y Carlos Serrano

Comentario de HHC: Si alguien dudaba que quieren retrotraernos a la época del Oeste americano, ahí tienen la lógica de este presidente, así actúa también con los paises.

miércoles, 21 de febrero de 2018

Rastros de indígenas 'taínos' en las poblaciones actuales del Caribe

Los investigadores han producido la primera evidencia genética clara de que los pueblos indígenas con quienes Colón se encontró por primera vez en el Nuevo Mundo todavía tienen descendientes vivos hoy.

Un diente de mil años ha proporcionado evidencia genética de que los llamados "taínos", los primeros indígenas americanos en sentir el impacto total de la colonización europea después de que Colón llegó al Nuevo Mundo, todavía tienen descendientes vivos en el Caribe en la actualidad.

Los investigadores pudieron usar el diente de una mujer encontrada en una cueva en la isla de Eleuthera en las Bahamas para secuenciar el primer genoma humano completo del Caribe.La mujer vivió en algún momento entre los siglos VIII y X, al menos 500 años antes de que Colón tocara tierra en las Bahamas.

Los resultados proporcionan información sin precedentes sobre la composición genética de los taínos, una etiqueta comúnmente utilizada para describir a los indígenas de esa región. Esto incluye la primera evidencia clara de que ha habido un cierto grado de continuidad entre los pueblos indígenas del Caribe y las comunidades contemporáneas que viven en la región en la actualidad.

Tal vínculo había sido sugerido previamente por otros estudios basados ​​en ADN moderno. Ninguno de estos, sin embargo, fue capaz de recurrir a un genoma antiguo. La nueva investigación finalmente proporciona pruebas concretas de que la ascendencia indígena en la región ha sobrevivido hasta nuestros días.

Comparando el antiguo genoma de las Bahamas con el de los puertorriqueños contemporáneos, los investigadores encontraron que estaban más estrechamente relacionados con el antiguo Taíno que cualquier otro grupo indígena en las Américas. Sin embargo, argumentan que es poco probable que esta característica sea exclusiva de los puertorriqueños y están convencidos de que los estudios futuros revelarán legados genéticos similares en otras comunidades del Caribe.

Es probable que los hallazgos sean especialmente significativos para las personas en el Caribe y en otros lugares que han reclamado durante mucho tiempo el patrimonio indígena taíno, a pesar de algunas narrativas históricas que erróneamente las califican como "extintas". Tales tergiversaciones han sido fuertemente criticadas por historiadores y arqueólogos, así como por las mismas comunidades descendientes, pero hasta ahora carecían de evidencia genética clara para apoyar su caso.

El estudio fue llevado a cabo por un equipo internacional de investigadores dirigido por el Dr. Hannes Schroeder y el profesor Eske Willerslev en el marco del proyecto ERC Synergy NEXUS1492. Los hallazgos se publican en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS) .

El autor principal, Schroeder, de la Universidad de Copenhague, quien llevó a cabo la investigación como parte del proyecto NEXUS1492, dijo: "Es un hallazgo fascinante. Muchos libros de historia le dirán que la población indígena del Caribe fue prácticamente aniquilada, pero la gente quienes se autoidentifican como Taínos siempre han abogado por la continuidad. Ahora sabemos que tenían razón desde el principio: ha habido alguna forma de continuidad genética en el Caribe ".

Willerslev, que tiene dos puestos en el St John's College, la Universidad de Cambridge y la Universidad de Copenhague, dijo: "Siempre ha sido claro que las personas en el Caribe tienen ascendencia indígena, pero debido a que la región tiene una historia compleja de migración , era difícil probar si esto era específicamente autóctono del Caribe, hasta ahora ".

Los investigadores también pudieron rastrear los orígenes genéticos de los indígenas del Caribe isleño, demostrando que estaban más estrechamente relacionados con los grupos de habla arahuaca que viven en partes del norte de América del Sur en la actualidad. Esto sugiere que los orígenes de al menos algunas de las personas que migraron al Caribe se remontan a las cuencas del Amazonas y el Orinoco, donde se desarrollaron las lenguas arawak.

El Caribe fue una de las últimas partes de las Américas poblada por humanos desde hace unos 8,000 años. En el momento de la colonización europea, las islas eran un mosaico complejo de diferentes sociedades y culturas. La cultura "Taína" era dominante en el Gran, y en partes de las Antillas Menores, así como también en las Bahamas, donde las personas eran conocidas como lucayanas.

Para rastrear los orígenes genéticos de los lucayanos, los investigadores compararon el antiguo genoma bahameño con conjuntos de datos genómicos publicados anteriormente para más de 40 grupos indígenas actuales de las Américas. Además, buscaron rastros de ascendencia indígena caribeña en las poblaciones actuales comparando el genoma antiguo con los de 104 puertorriqueños contemporáneos incluidos en el Proyecto 1000 Genomas. Se demostró que el 10-15% de ascendencia indígena de este grupo está estrechamente relacionado con el antiguo genoma de las Bahamas.

Jorge Estévez, un descendiente taíno que trabaja en el Museo Nacional del Indígena Americano en Nueva York y ayudó al equipo del proyecto, dijo que cuando era un niño que crecía en los Estados Unidos, le contaban historias sobre sus ancestros taínos en casa, pero en se le enseñó a la escuela que los mismos antepasados ​​se habían extinguido. "Desearía que mi abuela estuviera viva hoy para poder confirmarle lo que ella ya sabía", agregó. "Muestra que la verdadera historia es de asimilación, por supuesto, pero no de extinción total. Estoy realmente agradecido con los investigadores. Aunque esto puede haber sido una cuestión de investigación científica para ellos, para nosotros, los descendientes, es verdaderamente liberador. y edificante ".

Aunque las comunidades indígenas caribeñas se basaban en las islas, los investigadores encontraron muy poca evidencia genómica de aislamiento o endogamia en el genoma antiguo. Esto refuerza la investigación genética anterior liderada por Willerslev, que sugiere que las primeras comunidades humanas desarrollaron redes sociales sorprendentemente extensas, mucho antes de que el término tuviera connotaciones digitales. También se hace eco del trabajo en curso de investigadores de la Facultad de Arqueología de Leiden y otros que indican la conexión de las comunidades indígenas caribeñas.

La profesora Corinne Hofman de la Universidad de Leiden y PI del proyecto NEXUS1492 dijo: "La evidencia arqueológica siempre ha sugerido que un gran número de personas que se asentaron en el Caribe se originaron en América del Sur, y que mantuvieron redes sociales que se extendieron mucho más allá de la escala local. , ha sido difícil respaldar esto con ADN antiguo debido a la mala conservación, pero este estudio demuestra que es posible obtener genomas antiguos del Caribe y eso abre nuevas y fascinantes posibilidades para la investigación ".


Fuente de la historia:

Materiales proporcionados por St John's College, Universidad de Cambridge . La historia original está autorizada bajo una licencia de Creative Commons . Nota: El contenido puede editarse por estilo y duración.

Embajador ruso ante la ONU pide a su homóloga de EEUU respetar las normas diplomáticas

Publicado en febrero 21, 2018 , INTERNACIONAL


El embajador ruso ante las Naciones Unidas, Vasili Nebenzia, llamó a su colega de EEUU, Nikki Haley, a respetar las normas diplomáticas y abstenerse de usar la palabra “régimen” respecto a las autoridades rusas.

“Quisiera recordarle a la embajadora Haley que en Rusia no hay ningún régimen, sino un presidente elegido legítimamente y un Gobierno designado, por tanto pido a la delegación estadounidense que en futuro respete por lo menos las normas diplomáticas básicas”, dijo Nebenzia en una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU.

El diplomático ruso añadió que Siria “también tiene un Gobierno legítimo, digan lo que digan algunos”.

Haley había afirmado que Rusia es un actor desestabilizador en el este de Ucrania e instó a no permitir que “los regímenes de Kim, Asad y Putin actúen con impunidad”, al referirse a los líderes de Corea del Norte, Rusia y Siria.

Moscú dijo en repetidas ocasiones que no es parte del conflicto interno ucraniano que estalló en el este del país vecino tras el golpe de Estado de febrero de 2014.

Sputnik

Recibió Raúl a Delegación del Congreso de Estados Unidos


Durante el encuentro intercambiaron sobre asuntos de interés para ambos países


21 de febrero de 2018 00:02:24


Foto: Estudios Revolución

El General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, recibió en la tarde de este martes a una delegación del Congreso de los Estados Unidos encabezada por el senador demócrata por el estado de Vermont, Patrick Leahy.

El grupo lo integraron además los senadores demócratas Ron Wyden, de Oregón, y Gary Peters, de Michigan, así como los representantes demócratas James McGovern, de Massachusetts, y Susan Davis, de California.

Durante el encuentro intercambiaron sobre asuntos de interés para ambos países.

Por la parte cubana estuvieron presentes el ministro de Relaciones Exteriores Bruno Rodríguez Parrilla, y el director general de Estados Unidos, Carlos Fernández de Cossío.

martes, 20 de febrero de 2018

Fiscal especial Mueller aumenta presión contra campaña de Trump con nueva acusación

Por Sarah N. Lynch y Jonathan Landay

WASHINGTON (Reuters) - El fiscal especial que investiga la supuesta intervención rusa en la elección presidencial estadounidense de 2016 redobló la presión sobre dos exasesores de la campaña de Donald Trump para que cooperen en la causa, al revelar una acusación penal contra un abogado de mentirle a los investigadores.

El abogado, Alex van der Zwaan, yerno de uno de los hombres más ricos de Rusia, se declaró culpable en un Tribunal de Distrito en Washington por el cargo de mentirle a los colaboradores de Robert Mueller.

Mueller presentó cargos contra Van der Zwaan por mentir al FBI en noviembre sobre los trabajos que realizó su firma legal en 2012 para Rick Gates y Paul Manafort, dos ex asesores de alto rango en la campaña de Trump, sobre temas relacionados a Ucrania.

Gates y Manafort afrontan también varios cargos criminales, como conspiración para lavar dinero y no haberse registrado como agentes extranjeros en conexión con su trabajo político para un partido ucraniano prorruso. Ambos se declararon no culpables.

La acusación contra Van der Zwaan no hace una referencia específica a la campaña de Trump o las elecciones de 2016.

Pero expertos legales señalan que el cargo podría ejercer mayor presión para que los exasesores de Trump colaboren Mueller, quien investiga si la campaña del republicano se coludió con Rusia durante la elección de 2016.

El año pasado, las agencias de inteligencia estadounidenses hallaron que Rusia intervino en la elección y que entre sus objetivos eventualmente estuvo ayudar a que Trump venciera a la candidata demócrata Hillary Clinton.

Trump asegura que no hubo ningún un acuerdo con Rusia, mientras que Moscú niega haber interferido en los comicios.


Reporte adicional de Doina Chiacu. Editado en español por Javier Leira

Muertes oscuras

Fragmento del libro Muertes oscuras

Félix J. Fojo, Puerto Rico | 20/02/2018 8:34 am

La muerte aparece en conversaciones, libros, obras de arte y películas, pero el momento de morir raramente es presenciado, ni siquiera por los médicos que nos atienden y deben verificar nuestra muerte.

Doctor David Aaron Kessler

Comencemos, para entrar en materia, por un caso del que tuve referencias fidedignas, incluso escritas, y que sirvió para que los compañeros que estaban de salida me alertaran acerca de la sana duda que todo profesional de la medicina debe tener ante la muerte, sobre todo cuando somos nosotros los que debemos certificar sus causas.

Mientras realizaba el servicio médico social en la provincia de Oriente, Cuba, en los años 70, conocí del caso de un anciano que había muerto varios años antes, alrededor de 1964 o 1965, aparentemente de una hemorragia cerebral; y un médico joven e inexperto, como casi todos nosotros en ese entonces, había expedido, previo somero examen físico del cadáver, sin llevar a cabo una necropsia (por no considerarla necesaria) el correspondiente certificado de defunción corroborando este diagnóstico.

Pues bien, al desatarse una disputa familiar por unas parcelas de tierra, algún dinero y unos animales, propiedad heredable del anciano de marras, el asunto escaló al extremo de tomar cartas en el asunto la policía, y decretar la fiscalía una exhumación del cadáver. Y sí, una vez llevado a cabo el auto jurídico, se confirmó la hemorragia cerebral, que debe haber sido muy abundante, pero no producida por un accidente vascular aterosclerótico como se creía sino por un clavo de línea, un polín, de unos diez centímetros de largo que penetraba por la región occipital (cubierta la cabeza plana del objeto metálico por el pelo) y permanecía, como testigo acusador, dentro del cráneo del occiso.

Eso, sin lugar a duda, había sido en su momento una muerte oscura, en realidad un asesinato, aunque al inocente galeno que llenó el certificado inicial de defunción ni se le pasó por la mente semejante acontecimiento. ¿Por qué? Porque en su inexperta candidez, creyó lo que vio y lo que le contaron: «Hombre anciano con años de padecer enfermedades reconocidas, y bien documentadas, entre ellas la hipertensión arterial, una buena familia campesina compuesta por gente sana y dedicada al trabajo duro, un entorno rústico pero amistoso y socialmente respetable, una armonía familiar aparentemente sin fisuras, en fin, lo ideal… para equivocarse y meter la pata».

Y de muertes así, oscuras, extrañas, sospechosas, sin explicaciones claras y definidas, o con muchas posibles explicaciones contradictorias, no concordantes, está llena la azarosa historia de la humanidad.

¿La historia, y solo la historia?

Escojamos, entre muchos posibles ejemplos históricos, un caso de muerte oscura bastante bien conocido por la tradición, pero muy mal documentado. El de Alejandro el Grande, quizás el general más brillante de la historia.

El príncipe macedonio Alejandro III, nacido en Pela un día impreciso del 356 ANE, hijo del rey Filipo II y de Olimpia de Epiro, se educó militarmente con su padre, un tipo duro y obstinado decidido a hacer de Alejandro un buen guerrero a como diera lugar, y con los mejores generales que servían a este. Intelectualmente su formación corrió nada más y nada menos que de la mano de Aristóteles. ¿Cuántos podrían presumir de un maestro así? Todo esto, unido a su valor personal y su don natural para el mando y el pensamiento táctico y estratégico, lo convirtieron en el hombre que conquistó casi todo el mundo conocido de la época antes de cumplir 32 años.

Las batallas de Gránico (334 ANE), Issos (333 ANE), Gaugamela (331 ANE), la Puerta Persa (330 ANE) e Hidaspes (326 ANE), que dirigió y ganó con ejércitos de muy reducidas dimensiones (comparado con el de sus oponentes, a veces 1 a 10) se siguen estudiando hoy en día en las escuelas militares de todo el mundo.

Pero además de un gran general, Alejandro fue un político y legislador de altura. Y también un diplomático que supo (y pudo) en ocasiones poner sus gustos sexuales a un lado para establecer alianzas necesarias.

Vivió a la carrera, contra reloj, como diríamos hoy. Tenía el presentimiento (y las predicciones de los oráculos) de que moriría joven, y estando en el palacio de Nabucodonosor II, en Babilonia, y faltando aproximadamente un mes para cumplir los 33 años, Alejandro se enfermó de muerte. Sus soldados desfilaron para verlo por última vez. Un premio y un adiós a la gloria, un asomarse al insondable abismo del futuro.

Según un cronista de la época Alejandro murió con el sol (alrededor de las cinco de la tarde, como los grandes toreros). ¿Lo envenenaron con estricnina, arsénico o raíz de heléboro (que en dosis pequeñas era también una medicina), lo mató la Fiebre del Nilo (una encefalomielitis viral endémica transmitida por mosquitos que sigue haciendo estragos hoy en esa zona), la fiebre tifoidea o la malaria, murió de una leucemia aguda o de extenuación por una vida de excesos sin freno, tuvo el alcoholismo algo que ver en su fallecimiento o lo mató una vieja herida de saeta en un pulmón, o quizás fue una pancreatitis aguda producida por comer y beber en demasía o las toxinas y bacterias patógenas de las aguas del río Styx, enviadas desde Macedonia, con alevosía, para que no volviera?

Que por inventar teorías se ha llegado a plantear que Alejandro, aburrido de una vida de glorias sin par, tomó la decisión de suicidarse, o esta otra, un poco más razonable que nos habla de que sus generales, preocupados al verlo demasiado enfermo, lo mataron para que muriera todavía en su plena belleza de héroe griego.

Todas esas y unas cuantas hipótesis más pueden haber sido las causas de su fallecimiento, pero lo cierto es que tenía enemigos y rivales a montones y muchos beneficiarios de su herencia política y de poder territorial. Hecho que complicó él mismo al declarar, cuando le preguntaron, que su inestable imperio lo heredara el general más decidido y más fuerte (los historiadores modernos discuten esto, pero lo cierto es que los antiguos lo repetían como un mantra). Estamos, y todo indica que seguiremos estando, como al principio. No sabemos qué car… mató a Alejandro de Macedonia en la flor de su juventud y su poder. Y parece ser que continuaremos sin saberlo.

Echemos ahora un vistazo a la historia como cuento.

La mitología del Rey Arturo fue una parte muy importante (Ivanhoe y Robin Hood fueron las otras) de mi descubrimiento adolescente de la literatura medieval. La maravillosa ciudad de Camelot, ese castillo en la colina que deslumbró a los Kennedy; la invencible, y cantadora, espada Excalibur atrapada en su piedra y que solo un elegido, Arturo, podría sacarla; el caballero Lanzarote del Lago; el poderoso y espiritual Santo Grial, la copa de la Ultima Cena, y su permanente búsqueda; el gentil Sir Percival; la peligrosa y bella Hada Morgana y el también poderoso y siempre distante mago Merlin; la Tabla Redonda, esa especie de ONU de los caballeros andantes; el diestro Sir Gawain; Uther Pendragón, padre de Arturo; la bellísima y enamoradiza reina Ginebra; Sir Galahad; la misteriosa e inencontrable Isla de Avalon; Igraine, la Reina Madre; la Dama del Lago, siempre lista a recibir de vuelta, en su mano blanca que emergía de las aguas, la espada Excalibur; Tristán e Isolda y tantos otros íconos relacionados con el amable, justo, e improbable Arturo de Bretaña.

Iconos que tocaron también la imaginación de artistas como William Shakespeare, J.R.R. Tolkien, Isaac Albéniz, Robert Bresson, Thomas Malory, Richard Wagner, Harold Foster, Rosalind Miles, Walt Disney, Geoffrey Chaucer, Mark Twain, Lord Tennyson, Jorge Luis Borges, Gustave Doré, John Steinbeck, T.S. Eliot, José Zorrilla, Dante Gabriel Rosetti, Thomas Mann, Chrétien de Troyes y W.B. Yeats por mencionar a solo unos pocos de los hombres de letras, músicos, compositores, pintores, grabadores, cineastas y poetas que le han cantado con sus obras.

Pero… ¿vivió realmente en la Bretaña un rey llamado Arturo? Y si vivió. ¿Cómo murió?

La discusión acerca de la primera pregunta no corresponde a este breve ensayo. En cuanto a la segunda la mayoría de las leyendas artúricas plantean que fue su propio hijo, Mordred, procreado con el Hada Morgana, el que lo mató, al tiempo que Arturo lo mataba a él, durante la mítica batalla de Camlann.

Pero no olvidemos que otras sagas cuentan que Arturo, ya viejo, se retiró con sus penas a la Isla de Avalon, y allí murió muchos años después. Pero… hablamos de penas. Pues sí, porque Ginebra, la adorada esposa de Arturo, se fugó con Lanzarote, dejando al rey desolado y algo peor, humillado. Y Morgana, media hermana de Arturo y a su vez madre de Mordred, tampoco se llevaba muy bien con él que digamos, razones todas para que la muerte de Arturo no fuera todo lo clara que nos gustaría que fuera.

Maldita y siempre atravesada historia, como dice un amigo mío. Dejemos estar en paz al buen Rey Arturo, que prefiero recordarlo así, caballeroso, heroico e invencible, como en mis lecturas adolescentes.

Después de esta incursión al mito volvamos a la realidad pura y dura.

Es verdad que la palma de las muertes históricas oscuras se la llevan los gobernantes, los políticos, los legisladores y los guerreros, pero las artes y la cultura no se mantienen siempre a un lado, ¡qué va! Los ejemplos sobran, pero tomemos, con uno basta, el de un genio de la composición musical.

Joannes Chrysostomus Wolfgangus Theophilus Mozart, complicado nombre que se resume en el mundialmente conocido Amadeus Mozart, nació en la musical ciudad de Salzburgo, Austria, en el año 1756. Niño prodigio y genio indiscutido de la composición, dejó, en una vida bastante desordenada y cortísima, alrededor de 600 obras musicales, casi todas obras maestras. El compositor clásico Joseph Haydn dijo de él: «La posteridad no verá tal talento otra vez en cien años». Y probablemente se equivocó porque 250 años después se sigue citando a Mozart entre los más grandes. Y no son muchos.

Un talento enorme, de acuerdo, pero también el un poco alocado y en ocasiones arrogante Mozart era capaz de generar, no tenía forma de evitarlo, una envidia enorme. Murió a los 35 años y en la cima de sus facultades creadoras. Podemos imaginar lo que hubiera hecho este hombre de haber contado con veinte años más, por decir una cifra cualquiera, pero… ¿de qué murió en realidad Mozart? Pues la verdad es que no lo sabemos.

Veamos lo que cuenta en su libro Niemetscheck, el primer biógrafo de Mozart, un contemporáneo que obtuvo muchos datos y documentos de Constanze, la mujer y madre de los hijos del compositor: «En su vuelta a Viena se incrementó visiblemente su indisposición y lo hizo estar terriblemente deprimido. Su esposa estaba realmente apenada por ello. Un día iba paseando por el Prater con él, para darle una pequeña distracción y entretenimiento y, estando sentados, Mozart comenzó a hablar de la muerte y afirmó que estaba escribiendo un Réquiem para sí mismo. Las lágrimas comenzaron a caer por los ojos del sensible hombre.

—Siento definitivamente —continuó—, que no estaré mucho más tiempo; estoy seguro de que he sido envenenado. No puedo librarme de esta idea.

Lo cierto es que Mozart empeoró. La inflamación de manos y pies que ya tenía se extendió a todo el cuerpo al extremo de que ya no podía virarse por sí mismo en la cama, acto seguido aparecieron náuseas y vómitos que se hicieron incoercibles, diarreas, dolores musculares y articulares agudos acompañados de crisis febriles que necesitaban compresas de vinagre frío para evitar que el paciente delirara. Mozart se moría, pero estuvo consciente, y tratando de terminar la composición de su Réquiem (cuando trabajaba en algo, era así de obsesivo) hasta unos pocos días antes del fallecimiento.

El certificado de defunción, expedido por el doctor Nicolaus Closset, médico del Teatro de la Ópera, y, por cierto, con bastante mala fama profesional, señala «una fiebre miliar» (una especie de erupción en la piel, algo frecuentísimo entonces) como causa de muerte. Pero lo cierto es que no se le hizo autopsia «por el gran mal olor y las abundantes secreciones internas del cadáver».

Dejando de lado el envenenamiento criminal, o sea, el mito (o no tanto) de Salieri y otros envidiosos, capaces de matar a Mozart, se han barajado muchas causas posibles para explicar una muerte tan temprana: la fiebre reumática (que parece haberla padecido desde niño) con daño valvular cardiaco. Una triquinosis producida por la carne de cerdo casi cruda que consumía el compositor abundantemente y con frecuencia. La infección estreptocócica de la garganta complicada con una insuficiencia renal aguda. Una hipertensión arterial juvenil maligna, también complicada con una insuficiencia renal aguda, una insuficiencia cardiaca aguda (edemas) y una hemorragia intracerebral como cuadro final y, por último, el envenenamiento involuntario con antimonio, perfectamente posible debido a que muchas medicinas de la época, expectorantes, purgantes, eméticos, contenían este tóxico, y Mozart, que era un hipocondríaco compulsivo se tomaba casi todo lo que le recomendaban. Un dato curioso: el antimonio no fue oficialmente declarado en Europa como veneno humano hasta 1866.

Otra muerte, la de Mozart, muy poco clara, pero dejemos en paz, no nos queda de otra forma, al pobre Mozart y saltemos al siglo XX, un siglo oscuro donde los hay. Hablemos un poco del final de tres hombres, figuras cimeras los tres, de sistemas políticos totalitarios que han costado millones de vidas y sufrimientos inenarrables no solo a sus conciudadanos sino a una buena parte de la humanidad.

Vladimir Ilich Uliánov (1870-1924), conocido mundialmente por su alias o nombre de guerra de Lenin, fue un político y revolucionario comunista ruso que logró, aprovechando el caos de la Primera Guerra Mundial, apropiarse para su partido y para él mismo, del derrocamiento del zarismo en Rusia e implantar allí una dictadura bolchevique.

Pasó Lenin, de la vida errante y a menudo llena de dificultades, prisiones, deportaciones, exilios, disputas partidarias y estrecheces económicas del revolucionario profesional a convertirse, con la demostrada ayuda del Gobierno alemán, en el dueño de un país enorme y muy atrasado en el que comenzó a endiosársele en muy poco tiempo. Razón por la que sus padecimientos físicos y enfermedades dejaron de ser temas médicos y personales para convertirse en asuntos de Estado, cubiertos por el más riguroso secreto. ¿No le suena eso como algo bastante común, querido lector?

Desbrozar las causas de la temprana y bastante peculiar muerte de Vladimir Lenin, una muerte difícil de explicar por el estrés y el exceso de trabajo dedicado al «pueblo» y al «partido», como dijeron sus apologistas y los que le sucedieron en el poder, no es tarea sencilla para los historiadores y los paleopatógrafos.

Cuatro son los temas por dirimir (son los más invocados) como causas etiológicas en el fallecimiento de este hombre de 53 años:
Murió a causa de una sífilis terciaria, algo muy común en aquella época, pero un diagnóstico muy difícil de digerir para sus hagiógrafos (hay pruebas que tenía tratamiento médico para esa enfermedad desde 1896).
Murió envenenado por arsénico y yoduro de potasio utilizado en exceso por sus médicos para tratar la sífilis que supuestamente padecía.
Fue asesinado por Stalin, utilizando como sicario para el envenenamiento a Genrij Yagoda (que poco después sería ejecutado por el propio Stalin) o a algún otro, para eliminar al hombre que comenzaba a cuestionar su manejo, muy poco ortodoxo, del buró político y el comité central del Partido Comunista de la Unión Soviética, o. como señalaron solo ocho de los 27 médicos (los 19 restantes pagarían con su vida el atrevimiento) que firmaron su certificado de defunción,
Murió a causa de una precoz aterosclerosis producida por su exceso de trabajo y su dedicación a pensar y escribir sobre la causa comunista y el futuro de la revolución.

Nunca lo sabremos con certeza, o en este caso particular quizás sí, algún día, pero la historia de su «muerte heroica» debida al exceso de «trabajo mental» dedicado a la clase obrera y al partido comunista, esa oscura muerte, se irá desvaneciendo con el tiempo y la fría y atemporal realidad.

Iósif Vissariónovich Dzhugashvili, internacionalmente conocido por su nombre de guerra de Iósif Stalin (1878-1953), un individuo gris y manipulador, fue el sustituto de Lenin al frente de la Unión Soviética.

Stalin liquidó moral y físicamente a todos los hombres que llevaron adelante la Revolución de Octubre (Trotski, Kámenev, Zinoviev. Bujarin, Radek, Smirnov, Tomsky, Rakovski, Piatakov, Sokólnikov, Krestinski, el húngaro Béla Kun y muchos otros). Y también destruyó a dos tercios de la oficialidad, los más capacitados, del Ejército Rojo, incluyendo a la plana mayor de las fuerzas armadas rusas: entre ellos el mariscal Tujachevski, los generales Yakir, Uborevich, Kork, Eldeman, Prymakov, Putna, Feldman, Gamarnik, el mariscal Blykher, que había sido un par de meses antes el fiscal de Tujachevski (justicia poética) y centenares de otros altos oficiales, una de las causas probables de la debacle del Ejército Rojo al principio de la Segunda Guerra Mundial.

Vencedor al fin, junto con la Inglaterra de Churchill y los Estados Unidos de Roosevelt y Truman, en la Segunda Guerra Mundial, la salud de Stalin, hasta ese momento incólume, comienza a deteriorarse a partir del año 1950. El proceso final de la decadencia de Stalin coincide con el denominado «Complot de los Médicos», en el que nueve doctores, de los que ocho eran judíos, fueron torturados (dos murieron en los interrogatorios llevados a cabo en la Lubianka) y juzgados bajo la acusación de tratar inadecuadamente, con el propósito de incapacitarlos o matarlos, a los miembros del buró político del partido comunista de la Unión Soviética.

Visto así pudiera dar la impresión de que ese supuesto complot tuvo algo que ver con el deterioro del dictador, pero la realidad, y hay documentos y declaraciones posteriores de testigos para confirmarlo, es que Stalin, con evidentes trastornos en su reconocida agudeza mental y en su capacidad cognitiva, entra en un período de paranoia aguda que pone en peligro, una vez más, a todo su entorno y a sectores enteros de la población soviética.

De hecho, el arresto de los galenos es decretado por Stalin cuando el profesor V.N. Vinogradov, su médico personal, le anuncia que la hipertensión arterial que padece desde hace años está fuera de control y que debe hacer dieta, eliminar el vodka, el coñac y el vino georgiano y tomar un descanso de las tareas de gobierno. Otra versión achaca el acontecimiento a la denuncia de una doctora que le escribe en persona a Stalin y otra más que es el propio Stalin el que dice que una doctora fue la que le contó de la supuesta traición y no sus servicios de inteligencia.

O una suma de todas, que es lo más probable.

Alrededor de las cuatro de la mañana del primero de marzo de 1953, Stalin, que le ha estado exigiendo esa noche a Beria, el jefe de la NKVD, una confesión detallada de la traición de los médicos tiene una disputa con este y con otros miembros del Politburó, o, según algunos historiadores, no pasó nada de esto y se limitaron a ver una película y a comer y a beber abundantemente hasta altas horas de la madrugada.

Aquí comienza un período de cinco días, terminará el 5 de marzo a las diez y diez de la noche, en que no se sabe exactamente que pasó en aquella dacha con este hombre. Lo cierto es que, al día siguiente, el 6 de marzo, se anuncia al público su muerte, accidente cerebrovascular dice el certificado de defunción, y entre enormes manifestaciones populares de luto y la rendición de honores políticos y militares comienza el fin de una era.

Ocho años antes había muerto en su bunker Adolfo Hitler (1889-1945). Contar una vez más su historia nos parece redundante. Lo cierto es (o parece ser) que el 30 de abril de 1945 Hitler, y la que es su esposa desde hace unas horas, Eva Braun, se suicidan en los sótanos de la Cancillería del Reich.

Todo parece muy claro, pero… el problema estriba en que los rusos se adueñan del cadáver de ambos y nunca los cuerpos vuelven a aparecer. Una fotografía del cuerpo achicharrado de Hitler, entregada por los rusos, puede ser verídica, o no. Nada prueba su veracidad. Otra fotografía del cadáver, con su típico bigote y el rostro chupado, antes de ser incinerado, se ha demostrada falsa.

Entonces…, pues entonces debemos aceptar que Adolfo Hitler se suicidó de un disparo en la sien, utilizando una pistola Walther PPK de 7,65 mm. y su mujer, Eva, lo hizo con cianuro. Y el cadáver, secuestrado por los servicios especiales rusos (SMERSH), desapareció. Hoy sabemos que Stalin sembró, a propósito, dudas sobre el destino del cuerpo de Hitler para manipular la información al principio de la Guerra Fría, alegando que los occidentales le habían permitido escapar en un submarino.

Pero seguimos sin tener evidencias de la existencia, o no, de ese cuerpo. Algunos documentos desclasificados en los años 90 afirman que los cuerpos de Hitler y Eva Braun fueron, por órdenes de Yuri Andropov, nuevamente quemados y luego triturados por la KGB, y entonces arrojados, en 1970, al río Biederitz, un afluente del Elba.

Así de simple o así de oscuro. Usted dirá.

Mencionábamos más arriba el crecimiento y desarrollo de la información mediática, pero como entender entonces, mirando a través de ese prisma, la (ausencia de) explicación del asesinato del presidente norteamericano John F. Kennedy (1917-1963) al mediodía del 22 de noviembre de 1963. Ningún magnicidio ha producido más investigaciones, artículos, libros, películas y comentarios de opinión que este.

Si hay una muerte oscura es la de este hombre. Y estamos hablando, por supuesto, de la segunda parte del siglo XX.

Las extrañas muertes del actor y especialista en artes marciales hongkonés Lee Jun-fan (Bruce Lee) (1940-1973), de la actriz norteamericana Norma Jeane Mortenson, mundialmente conocida por su nombre artístico de Marilyn Monroe (1926-1962), del primer ministro sueco Olof Palme (1927-1986), de la Princesa de Gales Diana Spencer (Lady Di, 1961-1997) y mucho más recientemente la del fiscal argentino Natalio Alberto Nisman (1963-2015), aunque mucho menos mediáticas a nivel global que la de Kennedy, la más escandalosa de todas, por mucho, entran de lleno en la categoría de muertes oscuras.

Cerremos este breve recorrido con el fallecimiento del militar, político y gobernante venezolano Hugo Rafael Chávez Frías (1954-2013).

Después de suspender una gira diplomática por Brasil, Ecuador y Cuba debido a una inflamación en la articulación de la rodilla (9 de mayo del 2011), pasando por la incisión de un absceso pélvico (10 de junio del 2011), la resección de un tumor con «células cancerosas» (30 de junio del 2011), una nueva y no explicada intervención el 26 de febrero del 2012, el anuncio, por él mismo, de un posible sucesor el 8 de diciembre del 2012, la realización de una cuarta intervención quirúrgica el 13 de enero del 2013; el regreso a Venezuela, uno más, el 18 de febrero del 2013 y el informe oficial de su muerte el 5 de marzo del propio año, los 21 meses de evolución médica del líder venezolano dejan muchas más dudas y suspicacias que aclaraciones.

Chávez parece haber padecido de un leiomiosarcoma del suelo pélvico, un tumor maligno muscular raro y de pronóstico muy reservado. Pero eso no es más que una conjetura que se desprende de las pocas informaciones dadas en Caracas y en La Habana, lugar del tratamiento básico, escogido por él mismo, del presidente.

Incluso la fecha real de su muerte y el lugar de esta, su cadáver no fue mostrado al público, se encuentran cubiertas, aún hoy, por una nebulosa.

Otra de esas muertes oscuras que parecen incrementarse con el paso de los años.

Una más. Pero no la última.

Fragmento del libro Muertes oscuras. Disponible en:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...