"De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento" José Martí

sábado, 20 de enero de 2018

Los cubanos ven a Trump como perdedor en su primer año de mandato

LA HABANA (Sputnik) — Al cumplirse el primer año de la llegada a la Casa Blanca del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cubanos de diversos sectores coincidieron en declaraciones a Sputnik en considerarlo un perdedor debido al cambio de política que introdujo en relación con la mayor de las Antillas.

"Si hacemos un balance de lo ocurrido en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos en el año transcurrido, podemos decir que al igual que quienes le antecedieron en la primera magistratura de ese país, ese mandatario es un perdedor", dijo a Sputnik el periodista, analista político y colaborador del Instituto de Historia de Cuba José Bodes.



© AP PHOTO/ RAMON ESPINOSA

Excorresponsal de Prensa Latina en diversos países, autor de los libros En la senda del Che, biografía de Elmo catalán, De la confrontación al diálogo y Perón-Fidel, línea directa (en coautoría con José Andrés López), Bodes subrayó que Trump cedió ante congresistas de origen cubano como Marco Rubio y Bob Menéndez, enemigos de que existan nexos diplomáticos y comerciales normales entre ambas naciones.

El 16 de junio de 2017, Trump anunció desde Miami restricciones en los nexos bilaterales, y el 9 de noviembre su Gobierno puso en práctica disposiciones y regulaciones mediante los documentos Lista del Departamento de Estado sobre Entidades Cubanas Restringidas y las Regulaciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro, sobre las transacciones financieras y los viajes a Cuba.

Asimismo, cobraron vigencia las Regulaciones de la Oficina de Industria y Seguridad (BIS, en inglés) del Departamento del Comercio, que establecen límites sobre la política de licencias de exportaciones y reexportaciones hacia la isla del Caribe.

La lista del Departamento de Estado incluye a 179 entidades cubanas con las cuales quedaron prohibidas las transacciones financieras directas de entidades y ciudadanos estadounidenses, y a las que se aplica una política de denegación de licencias de exportación y reexportación de bienes y servicios de Estados Unidos.


© AFP 2018/ YAMIL LAGE

Paralelamente, Washington redujo el 60 por ciento de su personal de la embajada en La Habana y expulsó a una proporción similar de funcionarios de la legación de Cuba en Estados Unidos, con el pretexto de supuestos "ataques acústicos" contra varios de sus diplomáticos, y estableció restricciones en los viajes en una y otra dirección, además de publicar una advertencia en la que instaba a sus ciudadanos a no viajar a la Isla.

"De esa manera es imposible que pueda existir una relación normal y beneficiosa para las dos partes como sucede con Europa, Asia y el resto del mundo", subrayó el periodista de 80 años en alusión a la desventaja de los empresarios estadounidenses en la competencia por este mercado respecto a sus colegas de otras regiones.

Por su parte, el subdirector y analista internacional de la emisora Radio Habana Cuba, Pedro Martínez Pírez, retomó el tema de los supuestos ataques acústicos a los que calificó de "pretexto burdo".

"Es una falsedad dirigida a crear una imagen negativa de Cuba como receptora de viajeros del exterior y una forma de tratar de justificar la disminución de vínculos bilaterales que exigen políticos como Rubio, miembro del comité senatorial que investiga la también supuesta injerencia rusa en las elecciones norteamericanas", razonó.


© SPUTNIK/

Desde el punto de vista del experto en política internacional, la modificación posterior del lenguaje sobre la posición de Estados Unidos hacia los viajes a Cuba revela el "cínico equilibrio" que busca el gobierno de Trump entre lo que piden Marco Rubio y Bob Menéndez y los intereses de los operadores de Cruceros y líneas aéreas que realizan viajes a Cuba, los cuales continúan aumentando a pesar de los esfuerzos de Washington de disminuirlos.

Según Martínez Pírez, "Trump tiene que hacer juegos malabares en su lenguaje agresivo contra Cuba" debido al respaldo creciente a las relaciones con la isla de la Unión Europea y otras naciones del mundo, y a la soledad de Estados Unidos en su política de bloqueo, confirmada en 2017 nuevamente en la Asamblea General de Naciones Unidas con el voto a favor de la isla del Caribe de 191 Estados y la sola oposición de Washington e Israel.

Con una visión más concreta sobre el tema, conversó con Sputnik Carmen Palmero, propietaria del hostal La K`sona, sito en la calle 11 número 109 entre D y E del barrio de Lawton, en el municipio habanero de 10 de Octubre, cuyos clientes principales a inicios de 2017 procedían de Estados Unidos.

© AFP 2018/ ROBYN BECK

Confesó que al principio le preocupaban las medidas de Trump, pero que desde finales del año pasado están recibiendo muchos europeos, caribeños y latinoamericanos y el negocio va bien.

"Todos los extranjeros que llegan aquí y disfrutan nuestra oferta critican la política del mandatario de un país que limita las posibilidades de sus ciudadanos y de otros contribuyentes –comentó Palmero-, me dicen que resulta absurdo afectar por motivos políticos a gente que solo quiere viajar libremente".

La propietaria privada que aprovecha la modernización de la economía de su país también indicó que la política de Trump genera rechazo entre los cubanos porque más que contra el gobierno del presidente Raúl Castro está dirigida contra los pequeños y medianos empresarios como ella.

Insistió en que por motivos políticos los gobernantes estadounidenses atentan contra la economía de emprendedores privados que solo buscan la prosperidad de su familia y sus trabajadores, pero también limitan las libertades de sus conciudadanos.

Enfrentará senador Menéndez nuevo juicio por soborno y corrupción


El senador demócrata Bob Menéndez, de origen cubano, será juzgado nuevamente por acusaciones de soborno y corrupción, luego de que el primer proceso fue declarado “nulo”, anunció hoy la administración de Donald Trump.

El Departamento de Justicia presentó la notificación oficial y solicitó a los tribunales que el nuevo proceso contra Menéndez, y su presunto cómplice, el médico Salomón Melge, inicie de inmediato.

“La decisión de volver a juzgar este caso fue hecha con base en los hechos y en la ley, después de una cuidadosa revisión”, señaló la dependencia.

En noviembre pasado, Menéndez se anotó una victoria legal temporal, luego que un juez federal declaró “nulo” el juicio por 18 acusaciones de corrupción en su contra.

El magistrado de la corte de Newark, New Jersey, William Walls, tomó la decisión después que el jurado de siete mujeres y cinco hombres no pudo alcanzar un veredicto unánime, luego de más de un mes de testimonios en el proceso legal de 11 semanas de duración.

Bob Menéndez, otra vez a juicio por corrupción. Foto: Getty Images

En abril del 2015, el Departamento de Justicia acusó a Menéndez de aceptar regalos del oftalmólogo de Florida Salomon Melgen y de usar su influencia política para beneficiar al médico.

Menéndez fue investigado por haber recibido hasta un millón de dólares en costosos regalos, incluido un viaje a República Dominicana en 2010 valuado en unos 58 mil dólares.

Otros regalos incluyeron vuelos en aviones fletados, un viaje a París, 40 mil dólares al fondo de defensa legal del Senado y 750 mil dólares a su campaña.

Los regalos, de acuerdo con el Departamento de Justicia, fueron entregados a cambio de que Menéndez utilizara su influencia política para incidir sobre el desenlace de una disputa entre Melgen y el programa de atención médica a ancianos “Medicare”.

Las acciones de Menéndez buscaban apoyar a Melgen en la disputa valuada en 8.9 millones de dólares, además de apoyarlo en el proceso de solicitudes de visas para varios amigos del médico, según la acusación.

El encausamiento federal establece que tanto Menéndez como Melgen cometieron un acto de conspiración, otro de violación de la ley de viajes, ocho actos de soborno y tres acusaciones de fraude. Menéndez fue acusado por separado de hacer declaraciones falsas a las autoridades.

Desde el inicio de la pesquisa, Menéndez ha negado haber actuado de manera ilegal o impropia. En su momento, el senador devolvió los 58 mil dólares del viaje a Melgen.

Aunque Menéndez también era investigado por la supuesta contratación de prostitutas en República Dominicana y por supuestamente haber ayudado a tramitar la legalización de dos magnates ecuatorianos, no se presentaron acusaciones en ninguno de los dos casos.

Fuente Notimex/fcf Foto: Archivo

viernes, 19 de enero de 2018

El regreso de El Conde

Mario Conde, el carismáticoprotagonista de la exitosa saga policialcreadapor Leonardo Padura, vuelve a reencontrarse con suslectores en La transparenciadeltiempo, la másrecientenovela del reconocidoescritorcubano.




Portada del libro

Foto: Tomada de https://edicionoriginal.com

Un poco más viejo, quizá más reflexivo y mucho más escéptico, el ex teniente investigador criminal, Mario Conde, debe resolver un nuevo caso —otra vez al margen de las instituciones oficiales—, acompañado de sus eternos y queridos amigos: el Flaco Carlos y la eterna Josefina; el reformado Candito, El Rojo y Yoyi, El Palomo (el exitoso hombre nuevo), además de la mujer más importante de su vida, la siempre hermosa Tamara.

En esta occasion, el Conde intentará develar el misterio que rodea la desaparición de una supuesta y rara Virgen de Regla, que lo obligará a sumergirse con dolor y sin anestesia en los cada vez más diferenciados y distantes estratos de la sociedad cubana contemporánea.

Publicada por Tusquets Editores, integrada ahora al Grupo Planeta, La transparencia del tiempo se presentó de manera simultánea el pasado 16 de enero en las librerías de España, Argentina y México, y ya se inició su traducción a otros seis idiomas, entre ellos, el francés, el griego y el alemán.

Paralelamente, Padura participó en el Annual Key West Literary Seminar, cuya 36 edición se celebró del 11 al 14 de enero en el vecino territorio estadounidense de La Florida y, en esta occasion, estuvo dedicado a la literatura y a los escritores del Caribe. El formato del evento mezcla lecturas, charlas, paneles y conversaciones, con reservas anticipadas por los lectores interesados en un encuentro más cercano con los escritores de esta área geográfica tan rica y diversa desde el punto de vista cultural. Entre los escritores más reconocidos estuvo Jamaica Kincaid, nacida en Antigua y actualmente radicada en Estados Unidos, que ha sido nominada al National Book Award.

Como parte de este viaje por el sur de La Florida, Leonardo Padura fue invitado a participar en una charla con sus lectores en la librería Books & Books de Coral Gables. En esta ocasión, el escritor fue presentado por el promotor cultural Nat Chediak, en una tertulia abierta al numeroso público, que desbordó la sala y finalizó con la firma de libros.

Desde finales de enero e inicios de febrero, Padura realizará una gira promocional por varias ciudades de España, que comenzará en Zaragoza, donde recibirá el Premio de Honor Arangón Negro por sus aportes a la novela policial iberoaméricana. (2018)

Puerto Rico: Frente al naufragio, la alternativa

18/01/2018

La gran prensa estadunidense y hasta la Casa Blanca y el Congreso de Washington ahora admiten que en Puerto Rico ‑‑en la isla y entre su pueblo‑‑ hay un desastre tan grande que es difícil calificarlo. Lo aceptan después de la flagrante devastación que en septiembre de 2017 dejaron los huracanes Irma y María, mucho después de que esa tragedia empezó a incubarse. Pero la anterior displicencia de esos medios y autoridades sobre una tragedia tan largamente incubada no fue inocente.

Se disimulan responsabilidades destacando la inusual potencia de ambos meteoros, pero se elude mentar por qué se acumularon tantos años de deterioro de la infraestructura física, y de los servicios de atención a la gente, hasta que la otrora vitrina del Caribe se volvió tan vulnerable. Los ciclones son peligrosos pero no inesperados: por allí cruzan desde tiempos inmemoriales; si Irma y María fueron peores que otros esto no justifica la magnitud de la hecatombe ni la complicación de sus consecuencias. Hace una década, Puerto Rico resistía los grandes huracanes mejor que los demás territorios caribeños y se reponía con mayor rapidez. Ahora sucede lo contrario; la isla se ha vuelto un país discapacitado.

¿Por qué? Obviamente, porque el problema no es meteorológico. Estos dos huracanes cruzaron Borinquen al cabo de 10 años de una creciente crisis económica y un deterioro físico de los cuales los puertorriqueños no son responsables. Son víctimas de una bochornosa incapacidad del régimen imperante para atender el problema y concretarle soluciones. La naturaleza genera fenómenos, a veces violentos, pero estos dos meteoros no causaron esa catástrofe; antes bien la hicieron visible... e ineludible. La imprevisión, la crisis fiscal, la debilidad política, la insensibilidad, la incapacidad para decidir, la soledad internacional que agravan el problema no vienen de una maldad natural sino política.

Vienen de que en Puerto Rico las decisiones importantes no se toman en esa nación sino en Washington DC. Tres huracanes mayores golpearon islas y costas del Caribe y el Golfo de México en esta temporada ciclónica. Harvey, que afectó a Texas en agosto; y en septiembre Irma, que además de cruzar Puerto Rico atacó Florida, y María que luego de arrasar Borinquen se fue al Atlántico. Texas y Florida recibieron rápido y abundante auxilio federal estadunidense aun antes del arribo de estos las tormentas y hasta completar la restauración. Pero en ambos casos, Puerto Rico recibió escasa, tardía y regateada ayuda y, cuatro meses después, aún padece daños que siguen complicándose. Nadie sabe a ciencia cierta cuántas víctimas mortales sufrió: si se pregunta a las autoridades pueden ser unas decenas; si se inquiere en las funerarias, los sepelios pasan de mil.

Porque, tras tan prolongado deterioro de la economía, la infraestructura y el gobierno, lo peor no es el impacto directo de los meteoros sino las secuelas mal atendidas: la falta de agua potable y alimentos, de energía eléctrica y combustibles, de vivienda habitable, de asistencia sanitaria y medicamentos, y de seguridad ciudadana, más la quiebra de negocios y el desempleo masivo, matan más que cualquier fenómeno natural.

Ya antes de la pasada temporada ciclónica Puerto Rico tenía 10 años hundiéndose en la crisis económica, y decenas de miles de boricuas emigraban escapando de la situación. Antaño la isla le interesó al gobierno de Washington por la que fue su estratégica ubicación militar; ello bastó para arrebatársela a España negándole la independencia a su pueblo, al que se le impuso la ciudadanía estadunidense. Enseguida fue tomada como territorio de monocultivo para la industria azucarera norteamericana, arrasando toda la demás agricultura boricua. Y, tras devaluarse el mercado azucarero, como zona de exenciones fiscales para la industria química y electrónica, lo que desde la firma de los TLC’s con México y Centroamérica dejó de interesar, dado que en la isla los costos son mayores, porque las conexiones marítimas son exclusivas de la marina de cabotaje estadunidense.

Desde entonces los gobiernos coloniales boricuas apelaron a endeudarse para mantener la ficción de un modo de vida de oropel. Hasta que al cabo la deuda se hizo astronómica e impagable, y todo crédito desapareció. Wall Street sabe sobradamente que el gobierno federal norteamericano nunca se hará cargo de ese débito ‑‑sobre el cual además gravitan demasiadas sospechas‑‑, una vez que hace mucho la isla dejó de serle útil a Estados Unidos. Mucho antes de los huracanes de septiembre pasado, el único modo de cobrar esa deuda es cortar todo gasto en Puerto Rico y sacarle hasta sus últimas reservas a su pueblo: esto es, agravar su situación.

La potestad colonial de emigrar a Estados Unidos siempre fue en la isla una válvula de escape, la válvula que explica por qué 10 años consecutivos de empeoramiento de las condiciones de vida no han derivado en otro gran estallido de violencia sociopolítica, como la Masacre de Ponce en 1937 y el Grito de Jujuya, en 1950. Al extremo de que antes de la temporada ciclónica de 2017 ya más de la mitad de los puertorriqueños residía en Estados Unidos. Tras el derrumbe con que estos huracanes remataron una infraestructura y una institucionalidad públicas ya tan carcomidas, la tasa de emigración saltó a convertirse en desastre demográfico. De enero a octubre del año pasado 193 mil boricuas habían abandonado su patria. Luego de los dos huracanes, otros 270 mil. En octubre pasado la masa emigrante duplicó la del año anterior: dejaron su tierra natal 85 mil personas.

Este sacrificio genocida solo puede detenerse eliminando la raíz del mal. Puerto Rico ‑‑país que la ONU reconoce como una “nación latinoamericana y caribeña”‑‑ debe tener el mismo derecho que sus vecinos a ser miembro de la comunidad internacional, tener relaciones políticas y económicas independientes con los demás países y ser parte de los organismos internacionales y regionales, con quienes negociar y decidir sus propios proyectos de intercambio, desarrollo y colaboración. Es haciendo uso soberano de estos mecanismos como República Dominicana, Cuba y los países del Caricom ‑‑incluso las pequeñas naciones del Caribe Oriental‑‑ pueden construir confianza en sí mismas y hacerle frente a ese género de problemas.

¿Tiene sentido ser una colonia, incluso de la metrópoli más poderosa? La experiencia puertorriqueña prueba lo contrario. Ante esta tragedia, el pueblo puertorriqueño quedó atrapado entre la falta de atribuciones ‑‑y la incompetencia‑‑ de los funcionarios locales y la indolencia de las autoridades federales. A diferencia de Cuba o República Dominicana, Puerto Rico padece más obstáculos, demoras y problemas subsiguientes para poder reponerse de cada desafío.

No tuvo sentido durante la administración Obama y menos con Trump. El primero deportó a tantos inmigrantes como pudo y el segundo enardece las barreras migratorias; pero mientras centenas de miles de centroamericanos y mexicanos son expulsados, mayor número de puertorriqueños continúa ingresando. En el último período, en Washington, el Congreso ‑‑el órgano que ejerce los poderes soberanos sobre la isla-- rechazó considerar a Puerto Rico como una jurisdicción doméstica; esto es, le reconfirmó su condición de territorio extranjero. Con ello enterró el último sueño de los apátridas que alguna vez pretendieron hacer de Borinquen otro estado de la Unión, a contrapelo del deseo de la mayoría de los políticos estadunidenses.

Las interminables secuelas de estos huracanes imposibilitan seguir eludiendo una realidad de a puño: el actual estatus político de la isla ‑‑la supuesta autonomía del Estado Libre Asociado‑‑ es ineficaz e insostenible; solo genera mayor deuda, desempleo y vulnerabilidad. Como a su vez la opción de integrarse a Estados Unidos, aparte de ser una indigna abjuración de la cultura propia, es inaceptable para los norteamericanos. Las realidades cambiaron; ningún pasado espejismo es ya sostenible, ni siquiera como ficción. Solo constituirse como república independiente puede sacar a Puerto Rico de su naufragio. Solo esto puede darle viabilidad y desarrollo sustentable a su pueblo.

Como solo esto, además, le ofrece a Estados Unidos la forma de deshacerse de un problema que se vuelve cada día más enfadoso. Para esto Washington tendrá que pagar los costos de una transición cuyos términos y plazos deberá negociar con los independentistas puertorriqueños. Nada inaudito: eso es tan factible en Puerto Rico como antes lo fue en Panamá, donde la espinosa cuestión del Canal interoceánico así se resolvió. Pero lo primero es convertir el problema en un asunto cuya trascendencia reclame solución, como hizo Torrijos. Es hora de que todos los independentistas y soberanistas, tanto en su isla como en la vida política estadunidense, presionen al Congreso para dimensiona esta necesidad en su agenda.

Como igualmente es hora de que los demás latinoamericanos y caribeños hagamos lo que nos corresponde, porque ese también es nuestro problema.
Panamá, enero de 2018.

- Nils Castro es escritor y catedrático panameño. 

jueves, 18 de enero de 2018

Trump vs Cuba: Un año después




Donald J. Trump tomó posesión el 20 de enero de 2017 y no habló de Cuba, no tuvo tiempo.

Donald J. Trump tomó posesión el 20 de enero de 2017. No habló de Cuba, no tuvo tiempo. Una prioridad de mayor envergadura centró su atención: reforzar la supremacía de Estados Unidos en un orden internacional amenazado con descarrilarse, dada la magnitud de la crisis de la globalización neoliberal. Como no se conforma con ello, prometió regresar al curso unipolar con que el imperio yanqui consiguió aprisionar al planeta tras el derrumbe del Muro de Berlín.

El 24 de enero se reunió con los grandes del automóvil: Ford, General Motors y Fiat Chrysler, a quienes amenazó durante la campaña presidencial con aplicar sanciones si no retornaban sus fábricas. Necesitaba el voto de los trabajadores anglosajones afectados con el desplazamiento manufacturero hacia países con mano de obra barata, y lo consiguió. Al instalarse en el Despacho Oval, debió zanjar el incidente y les prometió a los magnates un marco regulatorio “hospitalario”: retiró a Estados Unidos del Acuerdo de París sobre cambio climático —también una demanda de las transnacionales del sector energético— e inició su principal batalla interna en 2017: la más profunda reforma fiscal de las últimas tres décadas —con recorte tributario de cerca de 1,5 billones de dólares en los próximos diez años—, que ganó en el Congreso pese al rechazo de la opinión pública interna —encuestas de NBC News y The Wall Street Journal reflejan apoyo de solo el 21 % de la población.

Tres días después de su reunión con los fabricantes de autos, emitió el “Memorando presidencial para reconstruir las Fuerzas Armadas de Estados Unidos”. El 23 de febrero declaró que el arsenal atómico se había quedado atrás y prometió situar al país “a la cabeza del club nuclear” —como si no estuviesen en esa posición desde que inventaron la bomba atómica. Trump propuso al Congreso, y se aprobó, destinar 639 000 millones de dólares al presupuesto del Pentágono —9 % más de lo destinado a gastos militares en el último ejercicio fiscal de la Administración Obama. Luego aprovechó la algarabía generada por sus escandalosos altercados mediáticos con la prensa, para resolver otro asunto pendiente: echó abajo las regulaciones que Wall Street y los grandes bancos debieron obedecer tras la crisis financiera de 2008, sin que los ciudadanos se percataran de ello.

Para satisfacer al poderoso lobby judío, intentó desbancar al gobierno de Siria valiéndose de la ofensiva aliada contra el grupo terrorista Estado Islámico; se retiró del consensuado pacto iraní con Alemania, China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia sobre su programa nuclear —en vigor desde el 15 de julio de 2015 y al que se había opuesto el Partido Republicano en el Congreso—, y aprobó trasladar la embajada estadounidense en Israel hacia Jerusalén Oriental, sin prestar atención al rechazo de la Unesco, de la cual se retiró, y del Consejo de Seguridad de la ONU.

Este patrón de actuación global signado por el desprecio a los mecanismos de concertación multilateral y el abandono del ejercicio de la ética en las relaciones internacionales, condicionó que el 18 de diciembre de 2017, durante la presentación de su Estrategia de Seguridad Nacional, advirtiera que Estados Unidos entró en una nueva era de rivalidad. El documento anuncia que “están haciendo inversiones históricas en el ejército”, declara a Rusia y China como principales amenazas contra la seguridad de la Unión y califica a Cuba y a Venezuela como “modelos autoritarios de izquierda anacrónicos”. Una semana antes, el Congreso había concedido al Pentágono la cifra récord de 700 000 millones de dólares para el año fiscal 2018, señal de que las declaraciones del presidente no son meras amenazas, ni tienen un carácter unipersonal.


El 29 de septiembre de 2017 ordenó retirar a más del 60% del personal diplomático acreditado en Cuba.
Foto: Republica.com

Dentro de esta lógica, el 3 de febrero de 2017 Trump ordenó revisar la política respecto a Cuba y, entretanto, paralizar la mayor parte de los intercambios oficiales y los mecanismos de cooperación establecidos. El 16 de junio, en Miami, desvió las relaciones bilaterales hacia un curso de confrontación y dejó entrever que se proponía destrozar todo lo avanzado.

Ese día derogó la popular Directiva Presidencial de Política (PPD-43), sancionada por su predecesor para instituir los acuerdos no vinculantes alcanzados a partir del 17 de diciembre de 2014. Le urgía triturar el guion que por ocho meses rigió la actuación de la burocracia federal respecto a la Isla y, en el propio acto, sancionó su “Memorando presidencial de seguridad nacional sobre el fortalecimiento de la política de los Estados Unidos hacia Cuba”.

Anunció dos nuevas medidas: prohibir las transacciones directas con el sistema empresarial de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio del Interior, y revocar los viajes individuales a la mayor de las Antillas por parte de ciudadanos estadounidenses en la categoría de intercambio “pueblo a pueblo”.

En Miami quedaron con vida las relaciones diplomáticas, las embajadas en Washington y La Habana, los 22 instrumentos bilaterales suscritos en materia de salud, agricultura, medio ambiente y aplicación de la ley; las acciones de cooperación en temas de interés mutuo como enfrentamiento al terrorismo, narcotráfico, ciberseguridad y ciberdelitos, seguridad de los viajes y el comercio, tráfico de personas y fraude migratorio, lavado de activos y delitos financieros, trata de personas y asistencia judicial en materia penal; el correo postal directo, los vuelos regulares de las aerolíneas estadounidenses y las operaciones de cruceros; los acuerdos comerciales con turoperadores y otras compañías.

Pese a la estridencia de su retórica, la mayoría de los analistas políticos de ambas orillas aseveró que el presidente no podría retrotraer el estado de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba a la era Bush (hijo). Lo creían incapaz de desmontar la política instrumentada por Obama, que suponían “irreversible”. Perdieron de vista un detalle: para Trump no existen barreras. Desmontó su sede en La Habana echando mano a supuestos e improbables “ataques sónicos” que, según alega, afectaron la salud de 22 diplomáticos estadounidenses acreditados en Cuba. Pareciera un remake de la fantasiosa Guerra de las Galaxias con que Reagan aterrorizó a Gorbachov. Resulta conocido que el nuevo inquilino de la Casa Blanca ha explotado de manera rutinaria —lo mismo como candidato que como presidente— temores a amenazas ocultas vagamente definidas, como una justificación para la política.

Basado en esta ficción, el 29 de septiembre de 2017 ordenó retirar a más del 60% del personal acreditado en Cuba. Como escribió un amigo: entre los supuestos “sordos” no hay ningún empleado cubano de los que trabajan en las residencias de esos diplomáticos. Ni tampoco el “rayo misterioso” dañó a las esposas e hijos de los 22 funcionarios presuntamente afectados —que, como es obvio, residían en la misma casa.

De acuerdo con el “Manual de Asuntos Exteriores del Departamento de Estado”, emitir una salida ordenada requiere una “Advertencia de viaje” acompañante y en este caso se aplicó el Nivel 4, que “…es el mayor nivel de recomendación debido a la mayor probabilidad de riesgos para la vida” (Departamento de Estado, 10 de enero de 2018). Esta farsa degradante y ridícula le sirvió a Trump para desalentar la visita de los estadounidenses a la Isla, generando un clima capaz de interrumpir el intercambio en las 12 categorías aprobadas. Su redacción —intimidatoria a todas luces—, buscó crear una barrera sicológica para el intercambio “pueblo a pueblo”. La cito en extenso:

El Departamento de Estado advierte a los ciudadanos estadounidenses que no viajen a Cuba. Durante los últimos meses, numerosos empleados de la Embajada de Estados Unidos han sido blanco de ataques específicos. Estos empleados han sufrido lesiones graves como consecuencias de estos ataques. Las personas afectadas muestran una gama de síntomas, entre ellos, malestar en los oídos y pérdida de audición, mareos, dolores de cabeza, fatiga, trastornos cognitivos y dificultad para dormir.

Los gobiernos de los Estados Unidos y Cuba todavía no han identificado a los responsables, pero el gobierno de Cuba es responsable de todas las medidas apropiadas para prevenir los ataques a nuestro personal diplomático y los ciudadanos estadounidenses en Cuba. Debido a que la seguridad de nuestro personal está en riesgo y no hemos podido identificar el origen de los ataques, creemos que los ciudadanos estadounidenses también pueden estar en riesgo y les advertimos que no viajen a Cuba. Los ataques han ocurrido en las residencias de los diplomáticos de Estados Unidos y en los hoteles frecuentados por ciudadanos estadounidenses. El 29 de septiembre, el Departamento de Estado ordenó la salida de los empleados del gobierno de Estados Unidos que no prestan servicios de emergencia, así como sus familiares […].

Debido a la reducción de personal, la embajada de Estados Unidos en La Habana tiene una capacidad limitada para brindar asistencia a los ciudadanos estadounidenses. La Embajada proveerá solamente servicios de emergencia a los ciudadanos estadounidenses (Departamento de Estado, 29 de septiembre de 2017).

Suspender la emisión de visas de viajeros y de emigrantes cubanos en su consulado en Cuba, por la drástica reducción del personal de la embajada, —hecho sin precedentes desde la apertura de una oficina en La Habana en 1977— y transferir estas gestiones hacia terceros países, ha hecho prácticamente inviables los trámites de quienes aspiran a emigrar o necesitan visitar a Estados Unidos. Con ello la Casa Blanca boicoteó la cooperación bilateral en temas de interés mutuo en materia de salud, medioambiente, control de enfermedades y agricultura, entre tantos, y han sufrido afectación los viajes entre los dos países y los programas de intercambio florecidos en los últimos años.

Al no poder recibir sus visas en La Habana, muchos cubanos se ven imposibilitados de asistir a eventos culturales, deportivos, científicos y académicos en Estados Unidos y se han cancelado las visitas de decenas de grupos estadounidenses, incluidos los de estudiantes universitarios. Por citar algunas cifras: los viajes de ciudadanos de ese país a Cuba crecieron un 76% en 2015 y un 74% en 2016. En 2017 arribaron a la Isla 619 523 estadounidenses (+217%) y 453 905 cubanos residentes en Estados Unidos (+137,8%). En total, los viajeros procedentes de la Unión alcanzaron el pasado año la cifra de 1 173 428 personas (+191%), pero en las últimas semanas se constata ya una considerable disminución. Respecto al intercambio, durante 2016 se realizaron más de 1 200 acciones en los sectores académico, educacional y cultural; sin embargo, tras los últimos acontecimientos, solo en la cultura se han producido hasta la fecha 33 cancelaciones.

Apenas tres días después de retirar a su personal en La Habana, el 2 de octubre de 2017, Estados Unidos expulsó de Washington a 17 diplomáticos cubanos. El Departamento de Estado proveyó una lista específica de los funcionarios a retirar, que prácticamente inhabilitó la Oficina Consular —quedó uno solo para procesar las visas— y desmanteló la Oficina Económico-Comercial. Esta segunda maniobra les permite entorpecer las visitas familiares a su país de los cubanos residentes en Estados Unidos y dejó sin interlocutor a un sector del empresariado norteño (comunicaciones, agricultura, transporte, alimentos y turismo, entre los más significativos) con interés en explorar e identificar oportunidades de negocios en Cuba —sin contar que la comunidad empresarial ha desempeñado, y desempeña, un papel político de primer orden en favor de normalizar las relaciones bilaterales.

Es política del Departamento de Estado reevaluar esta partida ordenada cada 30 días; sin embargo, no han querido tomar en cuenta que la investigación desarrollada por autoridades cubanas, “…que hasta ahora han recibido una cooperación muy limitada y poco efectiva de Estados Unidos, ha arrojado que no existe evidencia alguna sobre la ocurrencia de los alegados incidentes, ni de las causas de las afecciones de salud notificadas, ni de que estas hayan sido causadas por un ataque de cualquier naturaleza” (Vidal, 2017). Tampoco hallan eco las declaraciones de expertos y medios de prensa como The New York Times, Science y Associated Press, respecto a que no existen pruebas para culpar a Cuba por los alegados “ataques sónicos”; al tiempo que relevantes neurólogos, otorrinolaringólogos y científicos acústicos de Estados Unidos, Reino Unido y Alemania alertan de que los “misteriosos síntomas” obedecen a un “trastorno psicogénico colectivo”, o sea, a un ataque de histeria grupal por estrés.

La campaña mediática anticubana, empero, fue concienzudamente planificada, pues incluso en la narrativa de analistas norteamericanos que califican de “desproporcionada” y “punitiva” la respuesta de Trump, prevalece el criterio de que detrás de los “ataques acústicos” está la mano de un tercer país interesado en descarrilar las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

“El FBI probó la hipótesis de que ondas audibles, infrasónicas o ultrasónicas pudieran haber sido utilizadas clandestinamente para herir a estadounidenses en Cuba y no encontró evidencia alguna, tras meses de investigaciones y cuatro viajes a La Habana” —develó la agencia Associated Press, el lunes 8 de enero de 2018, luego de acceder a un informe interno de la División de Operaciones Tecnológicas de esta agencia federal de seguridad.

La noticia precedió una audiencia del Subcomité del Hemisferio Occidental del Comité de Relaciones Exteriores del Senado —presidida por el republicano Marco Rubio y copresidida por el demócrata Robert Menéndez—, celebrada 9 de enero de 2018. No les importaba establecer la verdad, procuraban continuar la farsa. “A nadie le sorprenden las acusaciones infundadas ni las fabricaciones de los senadores anticubanos, cuya única agenda política a lo largo de los años ha sido llevar a nuestros dos países hacia una confrontación, sin importarles las consecuencias. Su total falta de escrúpulos y credibilidad es reconocida. La gran víctima de la audiencia del día de hoy ha sido la verdad” —declaró ese día Josefina Vidal, directora de América del Norte del Minrex (Vidal, 2018).

Ante la falta de evidencias, la inesperada filtración del FBI a Associated Pressdejó descolocado al presidente Trump. La reacción no podía tardar: al día siguiente de la audiencia senatorial, el 10 de enero de 2018, Michele T. Bond, subsecretaria del Buró de Asuntos Consulares del Departamento de Estado, declaró en una teleconferencia que la “Advertencia de viaje” a Cuba debió ser modificada al Nivel 3 —de inferior gravedad. En este caso se establece: “Reconsiderar el viaje: Se debería evitar viajar debido a graves riesgos para la seguridad y protección” (Departamento de Estado, 10 de enero de 2018). “Hicimos un examen cuidadoso, consultamos con nuestros expertos y ésta ha sido la conclusión con respecto a Cuba” —reconoció la funcionaria (Cubadebate, 2018).

Otro importante capítulo de esta saga aconteció el 8 de noviembre de 2017: ese día la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro y la Oficina de Industria y Seguridad (BIS) del Departamento del Comercio publicaron una arbitraria lista de 180 entidades cubanas (Cuba Restricted List) supuestamente vinculadas al sector de la defensa y la seguridad nacional, con las que quedaba prohibido todo tipo de transacción a partir del 9. Como las regulaciones específicas para implementar las medidas de bloqueo contenidas en el memorando que Trump firmó en Miami el 16 de junio, no definen qué es permitido o no, generan confusión y, por ende, su efecto es intimidatorio y disuasivo no solo para el empresariado norteño, sino para otras compañías de terceros países que poseen acciones del capital estadounidense.

¿Podemos esperar que Trump se detenga aquí? No lo creo. En su lógica no existe otro presupuesto que “ganar, aplastar” y lo intentará todo. No —como muchos analistas refieren— anclado a la locomotora de Marco Rubio, sino con su propia agenda destructiva y fascista, que aspira a anular a Cuba como símbolo.

Ya el 22 de diciembre de 2017, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (Uscis) notificó la decisión de suspender temporalmente, pero de inmediato, las operaciones en su oficina de La Habana, ante la reducción del personal de la embajada. Lo visto apunta a que la nueva administración se propone retomar el tema migratorio como arma de guerra. Y en esa senda, no sorprendería que Trump disponga el restablecimiento de la interpretación “pies secos / pies mojados” en la Ley de Ajuste Cubano, pese a su retórica antinmigrante hacia el resto del planeta. Es cierto que para derogarla la Administración Obama contó con el apoyo de la mafia de Miami; mas también es cierto que el pragmático empresario apoltronado en el Despacho Oval es capaz de fabricar un escenario que revierta esa percepción si, de pronto, presume que con ello va a poner a la Revolución contra las cuerdas.

Antes, por supuesto, intentará regresar a Cuba a la espuria lista de países patrocinadores del terrorismo —ya inventará algo— y suspender los acuerdos de cooperación firmados con la Administración Obama. También se propondrá eliminar el permiso a las compañías aéreas que vuelan a la Isla, un punto en el cual la Cámara de Representantes empezó a hacerle la tarea, con la aprobación de un proyecto de ley para revisar las eventuales fallas en los sistemas de seguridad de los aeropuertos cubanos que tienen vuelos comerciales con los de la Unión.

No se han roto las relaciones diplomáticas, ni ha sido expulsado el embajador cubano en Estados Unidos —medidas no descartables—, pero el estado en que quedaron ambas sedes les hace imposible funcionar con normalidad.

La Administración Trump no ha conseguido avanzar más en sus proyecciones, por la actuación de numerosos sectores (empresarios, académicos, militares retirados, entidades científicas y educacionales, agencias de viajes, organizaciones diversas, cubanos residentes e, incluso, agencias gubernamentales), que a partir del cambio operado el 17 de diciembre de 2014, corroboraron la justeza de encauzar los nexos bilaterales hacia una progresiva normalización y han recibido los beneficios de una relación diferente con Cuba. Este compromiso hizo posible la concreción de nuevos negocios en ámbitos del turismo, el transporte, la agricultura y equipos para infraestructura, y que se avance en la negociación de nuevos acuerdos en materia de salud, energía y biotecnología.

Pese a la elevación de la retórica anticubana —tanto por el presidente Trump como por otros altos funcionarios—, el gobierno cubano se niega a contribuir al enrarecimiento del clima bilateral y ha reiterado la voluntad de continuar el diálogo respetuoso. El Minrex presentó al Departamento de Estado siete planes para implementar los memorandos de entendimiento suscritos sobre cooperación en materia de hidrografía y geodesia, áreas terrestres protegidas, sismología, meteorología, control del cáncer, sanidad animal y vegetal, y hermanamientos de parques nacionales, y reiteró las propuestas de bases para cooperar en el enfrentamiento a la trata de personas, terrorismo, tráfico de personas, fraude migratorio y lavado de activos. Está a la espera de las respuestas de Washington.

El año 2018 será complejo para todos en la Tierra y también para Cuba, que aboga por preservar las relaciones con Estados Unidos, pero jamás se doblegará ante presiones ni chantajes.
Bibliografía:

Andrés Román, Martha Isabel (2017): “Diplomáticos de EEUU en Cuba: Pretextos para una reversión”, 13 de octubre. Disponible en: http://www.cubadebate.cu/opinion/2017/10/13/diplomaticos-de-eeuu-en-cuba-pretextos-para-una-reversion/#.WjfXk2v4LA8

Alonso Falcón, Randy (2018): “Un Presidente fiel a los suyos”, 5 de enero. Disponible en: http://www.cubadebate.cu/opinion/2018/01/05/un-presidente-fiel-a-los-suyos/

Cubadebate (2018): “Departamento de Estado modifica recomendaciones sobre viajes a Cuba”, 10 de enero. Disponible en: http://www.cubadebate.cu/noticias/2018/01/10/departamento-de-estado-modifica-recomendaciones-sobre-viajes-a-cuba/#.WlcGqWv4LA8

Departamento de Estado (2017): “Mensaje de seguridad para ciudadanos estadounidenses: Advertencia de viaje”, Embajada de Estados Unidos en La Habana, 29 de septiembre. Disponible en: https://cu.usembassy.gov/es/security-message-u-s-citizens-travel-warning/

Ídem (2018): “Nuevas Recomendaciones de Viaje para viajeros estadounidenses”, 10 de enero. Disponible en: https://cu.usembassy.gov/es/nuevas-recomendaciones-de-viaje-para-viajeros-estadounidenses/

González Santamaría, Abel (2017): “Cuba y Estados Unidos: Principales avances y retrocesos”, 18 de diciembre. Disponible en: http://www.granma.cu/mundo/2017-12-18/cuba-y-estados-unidos-principales-avances-y-retrocesos-a-tres-anos-del-17-d-18-12-2017-00-12-48

Ídem (2017): “La nueva Estrategia de Estados Unidos: proyecciones hacia Nuestra América”, 28 de diciembre. Disponible en: http://www.granma.cu/mundo/2017-12-28/la-nueva-estrategia-de-estados-unidos-proyecciones-hacia-nuestra-america-28-12-2017-22-12-55

Ídem (2018): “Estados Unidos: ¿La “ciudad en la colina” como un ejemplo a seguir en 2018?”, 5 de enero. Disponible en: http://www.cubadebate.cu/opinion/2018/01/05/estados-unidos-la-ciudad-en-la-colina-como-un-ejemplo-a-seguir-en-2018/#.WlJeNmv4LA8

Jacomino, Fernando León (2017): “Hacemos todo lo posible porque no se interrumpa el intercambio”. Disponible en: http://www.lajiribilla.cu/noticias/hacemos-todo-lo-posible-porque-no-se-interrumpa-el-intercambio

Vidal, Josefina (2017): “Intervención de la directora de América del Norte del Minrex, Josefina Vidal, en el ISRI Raúl Roa García”, 15 de diciembre. Disponible en: http://www.minrex.gob.cu/es/reitera-cuba-disposicion-continuar-trabajando-favor-de-mejores-relaciones-con-estados-unidos

Ídem (2018): “Declaraciones a la prensa de la Directora General para Estados Unidos del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Josefina Vidal Ferreiro”, 9 de enero. Disponible en: http://www.minrex.gob.cu/es/cuba-es-un-pais-seguro-pacifico-y-saludable
(Tomado de La Jirirbilla)

Los ataques sónicos de Marco Rubio


Observadores de la política estadounidense sostienen que el senador Marco Rubio viene desarrollando desde hace algún tiempo un proyecto encaminado a convertirse en el primer presidente hispano de Estados Unidos.

La lógica de quienes lo respaldan dentro del establishment republicano reside en que si el partido demócrata pudo hacerlo con un negro y casi lo logró con una mujer, puede ser la hora de que lo intente un hispano republicano que teóricamente disfruta de mayor favor del pentágono y de Wall Street.

El anheloso proyecto de Rubio entraña riesgos y muchos conflictos pero este joven senador parece dispuesto a arriesgar una carrera política convencional que parecía marchar de manera satisfactoria en aras de mantener al partido republicano en la Casa Blanca, en especial en la circunstancia de que la reelección de Trump se ve cada vez más dudosa a la luz de los constantes dislates de éste en el ejercicio de la Presidencia.

Recientemente a Marco Rubio se le ha visto arremeter furioso contra el actual Presidente en la puja por la candidatura republicana y luego aliarse con él desde una posición de chantaje en una comisión senatorial que podría llevarlo a un juicio político en relación con ciertos supuestos arreglos con Rusia una vez en la Casa Blanca.

En la actualidad, Rubio está involucrado profundamente en la arriesgada acusación contra Cuba por los supuestos ataques sónicos que podría prestigiarlo como político habilidoso, capaz de conseguir para Trump una victoria “de la nada” contra la isla rebelde que una docena de administraciones anteriores de los dos partidos no habían podido lograr, aunque ello sea al riesgo de un grotesco ridículo para sí y sus adláteres en la aventura.

División de Operaciones Tecnológicas del Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI) declaró oficialmente que no ha encontrado evidencia alguna de aquellos supuestos “ataques sónicos” contra personal diplomático de EEUU en La Habana, tras varios meses de investigaciones y cuatro viajes a Cuba con todas las facilidades y apoyo oficial de la máxima dirección del Gobierno cubano de la Isla. Las conclusiones de los investigadores estadounidenses concordaron con las del Comité de Expertos cubanos que condujo una exhaustiva investigación sobre los supuestos incidentes.

Al borde de ser revelada la escandalosa mentira de Rubio contra Cuba, éste y sus patrocinadores han estado apelando a una patraña tras otra, la última de las cuales fue la de someter el caso a un Comité investigador Congresional encabezado por el propio Senador por el Estado de Florida, Marco Rubio. Para evaluar los “ataques” testimoniaron varios congresistas y funcionarios del gobierno pero nuevamente no pudieron hacerlo los supuestos afectados por los pretendidos ataques porque a éstos se les disculpa porque son oficiales y agentes de la inteligencia y la contra-inteligencia de Estados Unidos acreditados en Cuba como diplomáticos y por ello sus identidades no revelarse.

Parece evidente que no ha habido forma de confirmar la existencia de los ataques sónicos que reclama el Senador Marco Rubio y que solo existen en la imaginación del Presidente Donald Trump y el Secretario de Estado Rex Wayne Tillerson.

Para Trump tal cosa revelaría apenas una extravagancia suya más, pero para Rubio pudiera ser su funeral en política.

En tal contexto, el senador elaboró su teoría acerca del origen de los ataques sónicos en desesperado esfuerzo por encontrar chivos expiatorios para una gran mentira.

Según Marco Rubio los ataques han sido tan sofisticados que no se puede siquiera describir cómo han ocurrido. “Podrían ser obra de a) Un grupo contrarios de Castro con el propósito de perjudicar las iniciativas cubanas de dialogar con Obama; b) Una fuerza discrepante dentro del gobierno cubano, o c) Tiene que haber sido un tercer país y la lógica apunta a Rusia y Vladimir Putin”.

En la gran farsa de los ataques sónicos, que ya tiene visos de comedia silente, no se identifican culpables y tampoco se conocen los supuestos perjudicados. Evidentemente, no han existido.

Como principal patrocinador del espectáculo se utilizó al Presidente, Donald Trump, de quien -como señala Michael Wolff en su libro Fuego Y Furia- se ha escrito muchísimo acerca de que “actúa como un niño, sufre de psicopatologías como delirios de grandeza y paranoia, es un ignorante que ni lee ni escucha y es totalmente incapaz de cumplir con los deberes de su cargo”.

Por eso es previsible que dentro de pocas semanas, nadie se acuerde de la farsa de los ataques sónicos de Trump que habrán engrosado la lista de sus “excentricidades”.

Rubio hará todo lo posible por salirse de la escena y pensará: “Perdí, pero fue un buen intento, culparán a Trump”. 

Oscar Pérez fue siempre menospreciado por opositores

18 enero, 2018, Correo del Orinoco


Caracas ( Venezuela) Operativo para capturar a Oscar Perez. El Junquito se encuentra militarizado por el operativo contra el ex funcionario Óscar Pérez Desde tempranas horas se escucharon detonaciones en el lugarSucesos/Caracas Hoy Lunes 15/01/2018 Foto/Carlos RamirezCaracas Venezuela
18 enero, 2018

Cuando a finales de junio del año pasado, Óscar Pérez, inspector del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), secuestró un helicóptero y atentó contra la vida de civiles que se encontraban en la sede del Ministerio de Relaciones Interiores, Justicia y Paz y del Tribunal Supremo de Justicia, inmediatamente la oposición celebró los actos y alentó a su militancia a mirarlo como el salvador de la causa contrarrevolucionaria.

La oposición, que venía de recibir una contundente derrota en las calles luego de su intento de incendiar el país mediante el plan denominado La Salida que sembró el terror en las calles con las guarimbas, presentó a Pérez como el líder que lograría derrocar al Gobierno constitucional de Nicolás Maduro, sin embargo la mayoría de los militantes y dirigentes de derecha pusieron en duda que el expolicía tuviera intenciones genuinas y su rebelión despertó menosprecio entre la población.

Tomando en cuenta las reiteradas mentiras, falsos positivos y planes fracasados de los opositores, la incertidumbre y hasta la mofa fueron la respuesta de la mayoría de los venezolanos ante las acciones realizadas por este terrorista. Aunque Pérez luego robó armas, aparecía en público e invitaba a otros funcionarios del Estado a rebelarse, su impacto en la opinión pública era limitado mientras en redes sociales no pasaba de ser una curiosidad o novedad.

“No todos terminaban de comprar la osadía del funcionario. No solo miraban con escepticismo sus pretensiones, sino que se banalizaba completamente. A Óscar Pérez le dijeron de todo. Sus esfuerzos fueron rechazados por gran parte de la sociedad”, señala un artículo del PanAm Post.com.

El medio digital español cita que la periodista Thabata Molina en su cuenta de Twitter @Thabatica expuso: “Oscar Pérez sabía en qué problema se estaba metiendo al echarse de enemigo a la dictadura. La dictadura no lo iba a perdonar. El país necesita soluciones, no ensayos”.

Asimismo refieren que el economista Luis Oliveros calificó el enfrentamiento donde murió Oscar Pérez como un “show”. En Twitter escribió: “Óscar Pérez negocia su rendición y ‘no quiere enfrentamiento’. El escuadrón anti República Dominicana sufre ante una nueva inconsistencia. Cómo les gusta un show de algún mesías”. Suponiendo que se trataba de otra puesta en escena de la oposición.

“En Twitter y Facebook muchos cuestionaron que la sangre en el rostro de Pérez fuese real”, agrega el portal, que además acusa a los opositores de haber convertido “en una vulgaridad un acto de rebeldía y resistencia”.

Opositores promueven la violencia y el terrorismo en redes sociales

Isbemar Jiménez, presidenta de Radio Nacional de Venezuela, denunció la campaña mediática desatada en las redes sociales en contra del proceso revolucionario para tergiversar la verdad en el caso del enfrentamiento entre la banda terrorista de Oscar Pérez y las autoridades venezolanas el día lunes.

Puntualizó que tal campaña busca “construir una estética del lenguaje que necesita la elaboración acartonada de héroes y figuras que puedan incendiar las redes sociales y promover la intervención, el terrorismo y la violencia”.

Durante el programa Vía Alterna, Jiménez señaló que la banda terrorista liderada por Oscar Pérez había cometido actos que no pueden ser tolerados por ningún Gobierno. Entre los delitos se encuentran robo de armas, equipos militares y amenazas a funcionarios del Gobierno Nacional, líderes revolucionarios y hasta al Presidente de la República.

Jiménez explicó que este grupo terrorista mediante amenazas y llamados a insubordinación logró notoriedad en las redes sociales. “Tenemos que ir mucho mas allá del grupo terrorista financiado por el imperialismo norteamericano con aliados internacionales (…); hay una organización que los agrupaba políticamente a través de las redes sociales y que el día de ayer vimos que aún utiliza el nombre de Oscar Pérez. Es una cuenta que es manejada por varias personas, el grupo se llama Equilibrio Venezuela y la cuenta es @equilibriogv”, detalló.

Esta cuenta permitió conocer quiénes financiaban al grupo terrorista y las personas que participaban en el proceso de las redes sociales. “El dueño de la vivienda donde se encontraban los delincuentes responde al nombre de Williams Aguado Sequera, médico cirujano, y en Twitter se ubicaba como @doctorhouse, donde emitía mensajes violentos y ofensivos en contra del proceso revolucionario y sus seguidores”, confirmó.

“Tenemos que decirlo para desmantelar una supuesta heroicidad de grupos terroristas que ahora son considerados como libertadores”, resaltó la periodista.

Jiménez hizo una cronología de los mensajes que fueron publicados por las redes sociales en los que se pretende victimizar los actos terroristas promovidos por la banda delictiva.

Calificó de “impresionante” las etiquetas promovidas por Equilibrio Nacional por Venezuela,, mediante las que se llama el pueblo a la calle, al igual que “la extracción de los narco representantes del régimen como parte del proceso para sanear la República, es decir, promotores de la intervención extranjera en el país”.

Opositores promueven la violencia y el terrorismo en redes sociales

Isbemar Jiménez, presidenta de Radio Nacional de Venezuela, denunció la campaña mediática desatada en las redes sociales en contra del proceso revolucionario para tergiversar la verdad en el caso del enfrentamiento entre la banda terrorista de Oscar Pérez y las autoridades venezolanas el día lunes.

Puntualizó que tal campaña busca “construir una estética del lenguaje que necesita la elaboración acartonada de héroes y figuras que puedan incendiar las redes sociales y promover la intervención, el terrorismo y la violencia”.

Durante el programa Vía Alterna, Jiménez señaló que la banda terrorista liderada por Oscar Pérez había cometido actos que no pueden ser tolerados por ningún Gobierno. Entre los delitos se encuentran robo de armas, equipos militares y amenazas a funcionarios del Gobierno Nacional, líderes revolucionarios y hasta al Presidente de la República.

Jiménez explicó que este grupo terrorista mediante amenazas y llamados a insubordinación logró notoriedad en las redes sociales. “Tenemos que ir mucho mas allá del grupo terrorista financiado por el imperialismo norteamericano con aliados internacionales (…); hay una organización que los agrupaba políticamente a través de las redes sociales y que el día de ayer vimos que aún utiliza el nombre de Oscar Pérez. Es una cuenta que es manejada por varias personas, el grupo se llama Equilibrio Venezuela y la cuenta es @equilibriogv”, detalló.


Esta cuenta permitió conocer quiénes financiaban al grupo terrorista y las personas que participaban en el proceso de las redes sociales. “El dueño de la vivienda donde se encontraban los delincuentes responde al nombre de Williams Aguado Sequera, médico cirujano, y en Twitter se ubicaba como @doctorhouse, donde emitía mensajes violentos y ofensivos en contra del proceso revolucionario y sus seguidores”, confirmó.

“Tenemos que decirlo para desmantelar una supuesta heroicidad de grupos terroristas que ahora son considerados como libertadores”, resaltó la periodista.

Jiménez hizo una cronología de los mensajes que fueron publicados por las redes sociales en los que se pretende victimizar los actos terroristas promovidos por la banda delictiva.

Calificó de “impresionante” las etiquetas promovidas por Equilibrio Nacional por Venezuela,, mediante las que se llama el pueblo a la calle, al igual que “la extracción de los narco representantes del régimen como parte del proceso para sanear la República, es decir, promotores de la intervención extranjera en el país”.

Especial foco tuvo la victimización de Pérez y la evidente promoción de la matriz de opinión de una supuesta ejecución extrajudicial, difundida por periodistas como Alberto Rodríguez, integrante de Telemundo, y políticos como el exiliado Antonio Ledezma. En un ejercicio de histeria política digna del antichavismo, que en todo momento evitó referirse a esta figura como la de un “terrorista”, pese a que las leyes internacionales así califican los ataques contra poblaciones civiles, como los perpetrados por Pérez a las sedes del Ministerio de Relaciones Interiores y el TSJ.

En una constante descontextualización, tampoco se refirieron a los peligrosos antecedentes de la célula armada del exfuncionario del Cicpc, recientemente protagonista de un asalto armado al Comando de la Guardia Nacional Bolivariano, ubicado en Laguneta de la Montaña en San Pedro de los Altos, estado Miranda. Un tiempo después de su vinculación a la organización de la toma del fuerte Paramacay del estado Carabobo por el exoficial de la GNB Juan Carlos Caguaripano.

Las evidencias convierten a la célula de Pérez en un grupo insurrecto contra las instituciones del Estado con un alto grado de peligrosidad por sus antecedentes de ataque a la población civil y sedes militares. Muy diferente a la presentación de líder patriota, víctima de una trampa de las fuerzas de seguridad de Venezuela, que desarrollaron los medios privados y periodistas, quienes incluso acudieron al testimonio de su madre para agrandar su rol de víctima.


Terrorismo

El portal Topete GLZ. Com destacó que el operativo donde cayó abatido Oscar Pérez adquirió la característica de un reality show debido a que a través de las redes sociales Pérez “escenificó su propia versión de los hechos en un minuto a minuto fuertemente viralizado”.

“De acuerdo a esta versión, un visiblemente ensangrentado Pérez se veía rodeado por un operativo que le negaba la posibilidad de entregarse, junto a los miembros de su célula y unos supuestos civiles nunca identificados en estos videos”, señala el portal.

“La versión de Pérez fue jerarquizada rápidamente por los medios privados nacionales e internacionales, interesados en presentar el hecho como una posible ejecución extrajudicial ordenada por el Gobierno venezolano, en una clara maniobra de victimizar al exintegrante del Cuerpo de Investigaciones Científicas, responsable de una serie de ataques armados contra sedes militares y públicas durante 2017”, expone el medio digital.

Sin embargo, en esta oportunidad la narración de los hechos fue descolocada por un video en el que claramente se observa cómo las FAES intentan negociar con Pérez su entrega, junto al resto de los hombres armados que lo acompañaban. La versión oficial, publicada por el Ministerio de Relaciones Interiores, afirma que en medio de esta negociación, el grupo de Pérez atacó con balas a los efectivos de seguridad. Lo que dejó como saldo el desmantelamiento de la célula luego de un tiroteo que culminó con dos efectivos muertos y cinco heridos.

La mitificación y glorificación de un terrorista

Especial foco tuvo la victimización de Pérez y la evidente promoción de la matriz de opinión de una supuesta ejecución extrajudicial, difundida por periodistas como Alberto Rodríguez, integrante de Telemundo, y políticos como el exiliado Antonio Ledezma. En un ejercicio de histeria política digna del antichavismo, que en todo momento evitó referirse a esta figura como la de un “terrorista”, pese a que las leyes internacionales así califican los ataques contra poblaciones civiles, como los perpetrados por Pérez a las sedes del Ministerio de Relaciones Interiores y el TSJ.

En una constante descontextualización, tampoco se refirieron a los peligrosos antecedentes de la célula armada del exfuncionario del Cicpc, recientemente protagonista de un asalto armado al Comando de la Guardia Nacional Bolivariano, ubicado en Laguneta de la Montaña en San Pedro de los Altos, estado Miranda. Un tiempo después de su vinculación a la organización de la toma del fuerte Paramacay del estado Carabobo por el exoficial de la GNB Juan Carlos Caguaripano.

Las evidencias convierten a la célula de Pérez en un grupo insurrecto contra las instituciones del Estado con un alto grado de peligrosidad por sus antecedentes de ataque a la población civil y sedes militares. Muy diferente a la presentación de líder patriota, víctima de una trampa de las fuerzas de seguridad de Venezuela, que desarrollaron los medios privados y periodistas, quienes incluso acudieron al testimonio de su madre para agrandar su rol de víctima.

Pérez y El Picure

En apariencia, un tratamiento similar al que aplicaron respecto a la muerte del líder criminal El Picure, ocurrida en 2016, cuando las fuerzas de seguridad también fueron culpadas de un falso ajusticiamiento después de un enfrentamiento armado. Lo que sin duda registra el peligroso antecedente del acompañamiento acrítico de medios, periodistas y políticos a figuras criminales y terroristas. Más allá de la versión completa de lo ocurrido en El Junquito, en un contexto que se asemeja al de una confrontación armada.

Ante este panorama, el desmantelamiento de la célula armada de Pérez es un duro golpe a un frente armado nutrido por algunos grupos de exefectivos y exoficiales de las fuerzas de seguridad de Venezuela denominada Espada de Dios. Este grupo armado, supuestamente referenciado en el exmilitar Ángel Pérez Vivas, llamó a sus operaciones con nombres de clara connotación religiosa, como “David” en el caso de la toma del Fuerte Paramacay, y “Genésis” al asalto al comando de la GNB en San Pedro de los Altos.

Desde esta perspectiva, la histeria por la situación de Pérez evidencia la capacidad de anticipación del aparato de seguridad del Estado venezolano ante quienes pretenden llevar al país a una guerra civil, como en Siria y Ucrania, a partir de una intensa actividad de grupos armados convenientemente presentados por los medios como defensores de la “libertad” de Venezuela.
Las solidaridades automáticas

En medio de estos hechos, destacan los efusivos apoyos al exfuncionario del Cicpc de figuras de la organización Soy Venezuela, como el exalcalde Ledezma y de Diego Arria, entre otros, en una clara intención de construirle una imagen de mártir de la “narcodictadura de Maduro”. Un modus operandi que continuamente se reedita cada vez que existe la posibilidad de una muerte que sea redituable en lo político y mediático para estos evangalizadores de la guerra contra Venezuela.

“Honor y gloria para unos valientes ciudadanos que dieron su vida por un ideal. Pido al pueblo que en homenaje a estos mártires no decline en su lucha y, por último, pena ajena por los que ante semejante crimen se han hecho los pendejos”, publicó Antonio Ledezma en su cuenta de Twitter.

Una clave a resaltar, dado que este acompañamiento, junto a la imposibilidad de repudiar a Pérez desde sectores opositores, moldea un mapa de actores volcados a promover a figuras y grupos que apoyen una confrontación armada contra el Estado. Lo que en el actual escenario venezolano tiene un grado alto de peligrosidad por el evidente interés de Estados Unidos de eliminar la vía política para resolver la actual crisis en el país.

Ante este panorama, el desmantelamiento de la célula armada de Pérez es un duro golpe a un frente armado nutrido por algunos grupos de exefectivos y exoficiales de las fuerzas de seguridad de Venezuela denominada Espada de Dios. Este grupo armado, supuestamente referenciado en el exmilitar Ángel Pérez Vivas, llamó a sus operaciones con nombres de clara connotación religiosa, como “David” en el caso de la toma del Fuerte Paramacay, y “Genésis” al asalto al comando de la GNB en San Pedro de los Altos.

Desde esta perspectiva, la histeria por la situación de Pérez evidencia la capacidad de anticipación del aparato de seguridad del Estado venezolano ante quienes pretenden llevar al país a una guerra civil, como en Siria y Ucrania, a partir de una intensa actividad de grupos armados convenientemente presentados por los medios como defensores de la “libertad” de Venezuela.
T/ Luis Ángel Yáñez
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...